CINE

¿Tenemos derecho a la felicidad?

Tres cortos del ITESO escritos y producidos por alumnos, intentan responder a esta pregunta, cada uno a su manera. Los cortometrajes tendrán una premier en Guadalajara y contaron con el apoyo de la editora francesa Clémence Samson, profesora del Verano Internacional de la universidad.

¿De qué se trata eso de convertirse en adulto? ¿Tenemos derecho a la felicidad?

Estas y muchas otras preguntas se hicieron 24 alumnos de Ciencias de la Comunicación del ITESO durante su clase “Géneros y estrategias discursivas”, y a partir de ellas todos se pusieron a escribir para finalmente elegir tres guiones que, después de un intenso y acelerado proceso de producción, verán la luz la noche del jueves 20 de junio en las salas de Cinemex Acueducto.

Introspección, Estar con Julia y Epifanía son los cortometrajes dirigidos por David Lamas, Alejandro Sánchez y Alejandro Flores, respectivamente, quienes durante el semestre Primavera 2013 y ahora en el Verano Internacional ITESO han contado con el apoyo de sus compañeros de clase para llevar a buen puerto sus historias de ficción, un colectivo que se hace llamar “Se Hacen Películas”. De hecho, fue una alumna de octavo semestre, Serena Berumen, quien impulsó los objetivos de la clase y la llegada de un asesor externo, gracias a una experiencia similar vivida por ella y sus compañeros un año antes con la artista audiovisual australiana Tania Visosevic.

Rodados simultáneamente a principios de junio en diversas locaciones de la ciudad, como el Teatro Degollado con la Filarmónica de Jalisco o la avenida Chapultepec, estos cortos tuvieron en su etapa de posproducción (mezcla de audio, efectos especiales, corrección de color y demás elementos) ya no únicamente la asesoría de su profesora a lo largo del semestre pasado, Romelia Álvarez, sino con la de la editora francesa de cine Clémence Samson, reclutada por el Verano Internacional ITESO para asesorar los proyectos desde su experiencia en el mundo audiovisual europeo.

Esta fue su primera experiencia con estudiantes mexicanos y de hecho su primera visita al país, al cual no desconoce por completo, ya que dos de sus hermanas pequeñas fueron adoptadas acá.

“No esperaba un campus tan bello, la verdad, con sus jardines, sus árboles, la gente es muy tranquila y los estudiantes se ven muy felices, no estoy acostumbrada a eso, porque en París las universidades son mucho más caóticas. Es muy pacífico aquí en el ITESO, esa fue mi primera impresión, y Guadalajara parece ser igual… No he tenido la oportunidad de ir a la Ciudad de México, tal vez por eso esta sensación (ríe)”, cuenta Samson, quien asegura que a pesar de la crisis económica que sufre Europa el trabajo para ella aún fluye, aunque con algunas particularidades que no la terminan de convencer.

“La gente de hecho se está enfocando más a las comedias que al drama, y eso es un pequeño problema ahora mismo. Yo tengo proyectos porque trabajo en red con otras personas, pero no es el caso de todos, es la verdad. Es más difícil para los directores producir sus películas si no son grandes comedias, y eso es parte del problema creo que en toda Europa, pero particularmente en Francia”.

Sorprendida por el nivel

Además de la grata impresión que le dejó el campus itesiano, Samson también se dijo sorprendida por las habilidades técnicas y narrativas de los alumnos con los que estuvo trabajando a marchas forzadas (hicieron la posproducción en 10 días, cuando por lo menos se hubieran requerido 21, según sus cálculos), en particular con el dominio de programas computacionales de efectos especiales, como el After Effects.

“Cuando leí los guiones no tenía mucha información sobre lo que sabían y lo que podían hacer, y como había algunos efectos especiales en los cortos esa fue mi primera preocupación: “¿Cómo van a hacer esto? Así que les pedí que hicieran una lista de los efectos especiales para que me la enviaran y la pudiéramos discutir, para que no hubiera confusión cuando yo llegara y ellos pudieran hacer todo lo que necesitaran durante el rodaje y luego en la posproducción. Los guiones eran realmente ambiciosos”, apunta la editora radicada en París y a quien el ITESO contactó a través de la escuela de animación EMCA (Ecole des Métiers du Cinéma d’Animation), uno de los principales semilleros de talento en esta disciplina en Francia.

Después de haber sostenido varias charlas vía Internet con sus asesorados –llegó a Guadalajara el lunes 10 de junio, cuando ya habían concluido los rodajes– y de ver el material grabado, Samson construyó una hipótesis acerca de lo que los alumnos querían contar.

“¿Cómo podría describirlas? Creo que todas hablan sobre temas contemporáneos, todas hablan de alguna manera sobre cómo encontrarte a ti mismo, hablan de sus vidas, de cómo evolucionar hacia la vida adulta. Creo que esa es la conexión de todas estas películas. Ya me dirás cuando las veas si estoy en lo correcto (ríe)”.

Para Romelia, quien siguió muy de cerca cada uno de los proyectos desde su preproducción (encontrar actores, financiamiento, locaciones, patrocinadores), hay un hilo conductor en ellos, una pregunta transversal que los hermana: ¿Tenemos derecho a la felicidad?

“De alguna manera los tres la responden –de una manera muy particular– pero cada uno trata de responder esa pregunta”, aseguró.

Los cortometrajes podrán ser vistos en Cinemex Acueducto (Acueducto y Periférico) en dos funciones el jueves 20 de junio, una a las 20:00 horas y otra a las 21:15 horas. Texto Enrique González Foto Roberto Ornelas 

Tags: , ,