CAMPUS

890 nuevos “árboles” para los demás

Este fin de semana tuvieron lugar las ceremonias de terminación de estudios del periodo Otoño 2018, en las que estudiantes de 34 se integraron a la comunidad de egresados de la Universidad bajo el lema “Una vez ITESO, por siempre ITESO”

 POR COMUNICACIÓN INSTITUCIONAL

 

 

Una de las características más celebradas del campus del ITESO es su arbolado: la cantidad y diversidad de especies con que cuenta hacen que sea considerado un verdadero bosque universitario. Por eso, dicha característica fue usada por Luis Arriaga, SJ, para dirigirse a los alumnos que, congregados en el auditorio Pedro Arrupe, SJ, y cobijados por familiares, maestros y amigos, participaron en las ceremonias de terminación de estudios del ciclo Otoño 2018 el pasado fin de semana. “En el ITESO te hemos dado un bosque durante tu formación. Sé tú, ahora, árbol que regala sombra y raíz a los demás”, dijo el Rector a los nuevos integrantes de la comunidad de egresados de la Universidad. 

Como ya es tradición, las ceremonias de terminación de estudios estuvieron divididas en cuatro rondas. La primera, el viernes por la mañana, convocó a cerca de mil 700 personas, que acompañaron a los egresados de las carreras de Ciencias de la Comunicación, Comunicación y Artes Audiovisuales, Gestión Cultural, Periodismo y Comunicación Pública, Publicidad y Comunicación Estratégica, Filosofía y Ciencias Sociales, Ciencias de la Educación, Nutrición y Ciencias de los Alimentos, Psicología, Ciencias Políticas y Gestión Pública, Derecho y Relaciones Internacionales. Más de 200 nuevos egresados a los que Juan Enrique Casas Rudbeck, SJ, invitó durante la misa  de acción de gracias a ser como Freddy Mercury, el volcalista de Queen, quien ofreció al mundo lo mejor que tenía: su voz. “Así como él, ustedes han elegido una carrera en lo que consideran que son mejores, en la que deben buscar el bien mayor para ser más y servir mejor, para de este modo reconstruir el tejido social en un país que se está desangrando”. 

Paloma García, egresada de Publicidad y Comunicación Estratégica, dijo a sus compañeros que el viernes era “el primer día del resto de nuestros días”. Señaló que luego de terminar sus estudios universitarios ahora forman parte del 18.6 por ciento de mexicanos con estudios universitarios, lo cual, resaltó, “es una fortuna enorme. Tenemos en nuestro poder el conocimiento y las herramientas para dejar huella. Que sea para bien, que nos beneficie a nosotros y a los que nos rodean”. En la misma línea se expresó María Goreti Pérez, egresada de Psicología, quien señaló que “terminar una carrera universitaria es un privilegio en este país, donde hay personas que no pudieron llegar a cumplir su sueño y otras que ni siquiera pudieron soñar”. 

Flores, gritos de “¡Sí se pudo!”, fotos y más fotos: selfies, con el diploma, solos, con los padres, con los amigos, con la toga, con las ropas de fiesta. Conforme los egresados fueron subiendo a saludar a sus padrinos y a las autoridades de la Universidad, el ambiente en el auditorio se fue volviendo más festivo y es que, como dijo Luis Arriaga, SJ, “la felicidad, cuando es verdadera, irradia y no se agota”. 

Por la tarde, recibieron su diploma de terminación de estudios 228 egresados de las licenciaturas en Administración de Empresas y Emprendimiento, Administración Financiera, Comercio Internacional, Comercio y Negocios Globales, Contaduría y Gobierno Corporativo, Administración área Mercadotecnia, Mercadotecnia y Relaciones Industriales. 

Braulio César Valencia González, de Contaduría y Gobierno Corporativo, recordó las palabras de Teresa de Calcuta, quien pregonaba que quien no vive para servir, no sirve para vivir. “De nosotros depende el futuro de la sociedad. A partir de hoy, formamos gran parte de ese gran gremio que marca las pautas para crecer y ser mejores ciudadanos en la justicia y en la honestidad”, afirmó el egresado y aprovechó para agradecer a maestros, coordinadores, amigos, padres de familia y a Dios por la etapa que concluyeron. 

 

“Ninguna persona me es indiferente: todas me importan” 

La ceremonia del sábado por la mañana convocó a cerca de mil 300 personas para celebrar el egreso de ingenieras e ingenieros de once programas académicos: Ingeniería Electrónica, en Empresas de Servicio, en Sistemas Computacionales, en Nanotecnología, Financiera, Ambiental, de Alimentos, en Biotecnología, Industrial, Mecánica y Química. El llamado en la eucaristía fue a mantenerse firmes frente a los adversarios y a dar fe del Evangelio.  

José Martín del Campo, SJ, conmovió a los y las nuevas profesionales y a sus familias llamándolas a vivir y ejercer humana y profesionalmente con compasión y con pasión. Con compasión por los demás, particularmente los más excluidos y los más pobres, y con pasión para ejercer su vocación desde lo más profundo de su corazón; Juan Carlos Enríquez, SJ, lo hizo a través de las palabras de Publio Terencio y Miguel de Unamuno. Del primero, extrajo la frase “nada humano me es ajeno”; del segundo, actualizada con lenguaje incluyente: “soy un hombre —o una mujer— y ninguna otra persona me es indiferente: todas me importan”, citó, para luego añadir: “Cuando egresen, seguramente aportarán una mirada crítica, una postura libre y se van a meter en temas escabrosos y polémicos. Seguramente serán cuestionados por otros que digan ‘¿Por qué se meten en asuntos que no les pertenecen?’. Siéntanse contentos y respondan: ‘Porque nada humano me es ajeno y soy un hombre —o una mujer— y ninguna otra persona me es indiferente: todas me importan’”. 

La intervención de los egresados comenzó con Alejandra Limón, de Ingeniería en Empresas de Servicio, quien invitó a sus colegas a crear impactos positivos planteando nuevas posibilidades. “Los que conformamos la comunidad del ITESO podemos darnos cuenta de que hay muchas cosas que se creen imposibles allá afuera y son realidades aquí dentro. Los invito a exportar esta manera de pensar y actuar para crear impactos positivos como profesionistas”.  

Luego, Víctor Hugo González Ochoa, egresado de Ingeniería Industrial dijo: “Sintámonos orgullosos, agradecidos y felices por completar esta etapa, pero también conscientes de que debemos actuar en pro de nuestra sociedad siendo personas humildes, sencillas y responsables, pero, sobre todo, sabias. Es momento de actuar: ya no somos la generación del mañana. Es hora de actuar para construir una sociedad más justa y un país con bases más sólidas.” 

La cuarta y última ceremonia tuvo lugar el sábado por la tarde y en ella tocó turno a las carreras de Arquitectura, Diseño e Ingeniería Civil, congregando a cerca de 1,400 personas. “Somos una sociedad quebrada”, dijo César Peña, egresado de Diseño, e invitó a sus colegas y compañeros egresados a usar los talentos recibidos para ser incluyentes. “Hoy se vale soñar en grande, estamos preparados y tenemos todos  los recursos. En la universidad nos encontramos a nosotros mismos en un ambiente de aceptación que acepta perspectiva, de manera cálida y amable te abraza para crear tus habilidades”. 

En su mensaje para todos los egresados, el Rector Luis Arriaga, SJ, dijo a las y los muchachos que “les vamos extrañar. Nuestro ITESO es un entorno fértil para la creación de amistades; seguramente ustedes establecieron muchas y por eso añoraremos su presencia en esta casa. Al mismo tiempo, sin embargo, estamos felices porque se van. Pero no me malentiendan: estamos felices porque se van a poner en práctica las herramientas que aquí recibieron en una sociedad ávida de profesionistas creativos y honestos; una sociedad que, en última instancia, es donde tendrán que acreditar su último y más relevante examen. Estamos felices por el potencial que ahora entregamos a la sociedad en su conjunto, sabiendo que ustedes contribuirán a la realización de un México mejor”.