Con Equis Niños, proyecto emprendido por estudiantes de Gestión Cultural del ITESO, ofrecerá recorridos culturales, interactivos y lúdicos a infantes de primaria y secundaria.

Divertir a un grupo de niños no es sencillo. Educar a un grupo de niños no es sencillo. Así que intentar al unísono divertir y educar a un grupo de niños, es una empresa loable y retadora, y es a la que se han abocado un par de estudiantes de la Licenciatura en Gestión Cultural al crear Con Equis Niños.

ConEquis

Jorge Castellanos e Inés Petersen, estudiantes de Gestión Cultural en el ITESO y creadores de Con Equis y Con Equis Niños, en el Museo de Arqueología de Occidente

“El niño necesita un mediador entre el patrimonio y él, es decir, actividades lúdicas e interesantes para que los niños se apropien de los espacios que visiten. A la hora que tú haces un tour con Con Equis Niños vives la experiencia cultural, no tanto la experiencia panorámica”, explicó Inés Petersen, coordinadora de la iniciativa, la cual enriquece el menú de opciones que ya tenía Con Equis (conequis.mx), empresa dedicada al turismo cultural ideada por Jorge Castellanos, también estudiante de Gestión Cultural en el ITESO.

“Creemos mucho en los happenings: si estás en el Patio de los Ángeles [en pleno barrio de Analco] puede bajar un tenor cantando vestido de ángel y contar la historia del espacio”, explica Petersen. La apuesta es que ese momento resulte significativo para el niño y le permita apropiarse con una sonrisa de su ciudad y, eventualmente, pensar en su conservación y ser un mejor ciudadano.

Por lo pronto son seis los recorridos –para infantes entre seis y 13 años– que planean echar a andar en septiembre, una vez que reúnan a un buen puñado de escuelas interesadas: dos dedicados al Centro histórico de Guadalajara; el Tour Patrimonio Cultural; el Tour del Libro, el Tour del Arte, y el Tour de Arquitectura.

Cada ruta incluirá transporte, alimentación, guías académicas, seguridad y, en el caso de los dedicados al centro, la visita a tres espacios culturales.

“Encuentra al mamut del Museo Regional”

Asesorados por pedagogos, gestores culturales, investigadores y artistas, los responsables de Con Equis Niños quieren convertirse no solamente en una opción para sacar a los niños de la escuela, sino en un apoyo educativo para el trabajo de profesores de primaria y secundaria, facilitándoles guías didácticas a ellos y mapas interactivos a los alumnos.

Por ejemplo, “Encuentra al mamut que se salió del Museo Regional” o “Encuentra al Hombre de Fuego que acaba de salirse del Hospicio Cabañas”, son dos de las actividades incluidas en el mapa con el que cada niño complementará su visita al centro de Guadalajara, un mapa que además le mostrará una línea del tiempo ilustrada con importantes sucesos históricos de la ciudad, México y el mundo.

Petersen –quien egresará de Gestión Cultural en diciembre– coordina un equipo multidisciplinario que incluye a un estudiante de Administración Financiera y a otro de Administración y Emprendimiento, y tanto para esta tarea como para las negociaciones que debe entablar con museos, galerías y otros proveedores culturales, la carrera le ha resultado de suma utilidad.

“Me ha dado las herramientas para gestionar alianzas con instituciones culturales, las bases administrativas y teóricas para empezar un proyecto cultural con materias relacionadas con diseño, administración, producción y gestión de proyectos culturales, administración estratégica e innovación”.

Si deseas más información puedes encontrar al proyecto en Facebook como “Con Equis Niños” o ir directamente a la página conequis.mx. Texto Enrique González Foto Roberto Ornelas


Según la página oficial de Con Equis, estos son algunos de los factores determinantes para lograr una verdadera experiencia cultural:

  • Que no existan tiempos muertos en nuestros recorridos.
  • Anteponer el interés por proteger la integridad de nuestros turistas sobre cualquier afán comercial.
  • Contar con guías especializados en cada temática del tour.
  • Lograr itinerarios bien equilibrados para no saturar de información al turista, evitando visitar el mismo tipo de lugares en un solo recorrido.
  • Que el intercambio de la experiencia cultural con la comunidad receptora sea auténtico y no promover los artificios con los que se quiere vender una imagen irreal de nuestra cultura.