A través del Observatorio del Derecho Humano a la Alimentación Adecuada, el ITESO buscará informar, investigar y monitorear respecto al cumplimiento de este derecho humano en Jalisco

POR MONTSERRAT MUÑOZ 

En Jalisco, un millón 200 mil personas, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), sufrían carencia alimentaria en 2016. Para visibilizar este problema y buscar incidir en las políticas públicas que lleven a su solución, el ITESO presentó el martes 13 de noviembre el Observatorio del Derecho Humano a la Alimentación Adecuada ¿Qué comemos?

Paulo Orozco Hernández, coordinador del Observatorio y académico de la Licenciatura en Nutrición y Ciencias de los Alimentos del ITESO, señaló que será una plataforma para las investigaciones que sobre este tema se están haciendo en el estado, a la vez que se procurará la investigación propia y el análisis de información “que nos permita ver cómo está el estado del derecho humano a la alimentación adecuada en Jalisco”.

Aunque el académico aceptó que el quehacer del Observatorio no garantizará que se cumpla cabalmente este derecho, afirmó que sentará las bases para el entendimiento de este derecho e incidirá en la agenda pública.

“El derecho a la alimentación funge como un pilar fundamental para el derecho a la vida. No obstante, también puede decirse que es el derecho humano más violado a nivel mundial”, afirmó el profesor, citando lo dicho este año por el Mecanismo de la Sociedad Civil para las relaciones con el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Ana Sofía Alvarado Vázquez Mellado, investigadora asociada al Observatorio del Derecho Humano a la Alimentación Adecuada, señaló que desde esta plataforma se buscará conocer el estado de la alimentación adecuada desde el enfoque legal, político y técnico.

“La alimentación adecuada se distingue por proveer los alimentos que son nutritivos, sanos y aportan la energía necesaria para llevar a cabo nuestras actividades diarias, para promover el crecimiento y desarrollo adecuado. No es una cuestión de cantidad, sino de calidad”, la investigadora explicó que la alimentación se rige por las características biológicas individuales, culturales y sociales de la persona.

En un inicio, el proyecto contó con financiamiento por parte del Fondo Mixto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco (SICyT), y actualmente cuenta con el respaldo del Fondo de Apoyo a la Investigación del ITESO.

La presentación de esta plataforma se dio en el marco del XVIII Congreso Latinoamericano de Nutrición, llevado a cabo del 11 al 15 de noviembre. Dicho evento, encabezado por la Sociedad Latinoamericana de Nutrición (SLAN), fue coorganizado por el ITESO, en colaboración con la Asociación Jalisciense de Nutriólogos (Ajanut) y la UdeG.

 
Print Friendly, PDF & Email