Seleccionar página

Educación humanista: aprender para servir

Educación humanista: aprender para servir

En el marco del Día Internacional de la Educación y de la persistente pandemia, Flor Arellano, coordinadora de la carrera de Ciencias de la Educación del ITESO, reflexiona sobre la necesidad de una educación humanista para la justicia social. 

“La pandemia está haciendo que nosotros como educólogos reflexionemos hacia dónde se dirige el futuro de la educación”, nos dice la Dra. Flor Arellano, coordinadora de la carrera de Ciencias de la Educación, en entrevista para Cruce. 

Las profundas desigualdades sociales que desgarran a nuestro país se agudizaron con la llegada de la pandemia por la covid19. En el ámbito educativo, nos encontramos con niños y jóvenes a quienes las medidas de contingencia les quitó el acceso a la educación, ya que el cierre de escuelas evidenció que la virtualidad es un privilegio al que no todos pueden tener acceso, sea por la carencia de electricidad, de conectividad a internet o la falta de dispositivos electrónicos 

“La reflexión sobre el futuro de la educación en esta situación de pandemia que aún vivimos me llama a rescatar aquellas prácticas que evidentemente colocan a la persona en primer lugar. Ese es un principio de la educación humanista: la persona ante todo, favorecerla en su desarrollo y en su potencial, dice la doctora en Psicopedagogía por la Universidad de Montreal. 

Además de poner sobre la mesa valores y actitudes como la solidaridad, para apoyarnos como sociedad y empatía, para entender a quienes, si bien están en el mismo mar, no lo navegan en la misma barca, surge también la necesidad de atender los dos estados emocionales que se han exacerbado en la mayoría de la población durante la pandemia, la ansiedad y el estrés.  

El estrés, nos explica Flor, “lo entendemos como una respuesta natural que tiene nuestro organismo para prepararnos a enfrentar una situación que nos amenaza o que nos es nueva, mientras que la ansiedad va encadenada a algo que nos atemoriza pero que no sabemos de qué se trata, solo prevalece la sensación de que algo malo va a suceder. Esto nos pone en un estado emocional que no es propicio para el aprendizaje, por lo que necesitamos reforzar más que nunca la educación socioemocional”. 

Esta educación tiene como objetivo el bienestar personal y social de la persona, por lo que se enfoca sobre todo a desarrollar habilidades de autoconocimiento para que cada persona pueda atenderse primero a sí misma e identificar cómo se siente, nombrar sus emociones, y reconocer qué situaciones le generan sentimientos negativos como tristeza, coraje, inseguridad, desánimo, por ejemplo. No sólo se tiene que reforzar en las escuelas, sino también en la formación de los futuros responsables de la educación, porque “¿cómo queremos estar habilitados para dar contención emocional a los estudiantes si nosotros mismos no sabemos qué habilidades se requieren o qué estrategias existen para ello?”, se pregunta la académica.  

En este contexto de pandemia, la educación humanista ha tomado un papel central, al cobrar mayor importancia la necesidad de formar personas comprometidas con el desarrollo de una sociedad más justa y equitativa. Esto no deja de lado la importancia de la formación en competencias profesionales, pero no hay que supeditar lo técnico con el compromiso social. 

“La escuela, desde educación básica hasta nivel superior, tiene que verse a sí misma como un medio de formación de agentes sociales. Y es la educación humanista la que conjuga este interés por la reconstrucción del tejido social que está fracturado en términos de vínculos, ya sea en el ámbito familiar o en el educativo, nos explica la doctora Flor. 

“Nosotros como educadores no podemos solo concentrarnos en el desarrollo de saberes o conocimientos, sino en cómo esos saberes y conocimientos contribuyen a la cohesión social en una comunidad determinada. Esto es una perspectiva humanista y de educación crítica, donde se considera adaptar la educación a las necesidades del contexto”.  

La educación humanista tiene la visión de que la persona, para conseguir su propio desarrollo, ve la educación como un suceso esperanzador que inicia con un cambio; la transformación de la persona ampliando sus perspectivas de cómo entiende la realidad propia y las circunstancias del otro, respetándola sin imponer mi realidad. Una educación contextualizada, que prioriza a las personas sobre los contenidos. 

“Esta educación humanista, con compromiso social, es netamente educación jesuita”, afirma.

El estrés y la ansiedad que podemos experimentar en la pandemia, “nos pone en un estado emocional que no es propicio para el aprendizaje, por lo que necesitamos reforzar más que nunca la educación socioemocional”. Flor Arellano, coordinadora de Ciencias de la Educación del ITESO.

EDUCACIÓN QUE PRIORIZA PERSONAS, NO CONTENIDOS 

La carrera de Ciencias de la Educación en el ITESO, explica la académica, está enfocada, desde su origen, a formar educólogos como agentes de cambio social que pueden facilitar procesos de concientización para que las personas se den cuenta de su situación y la cambien. Desarrollan sus habilidades para empoderarlas y para que sean autogestivas, es decir, que no sean oprimidas o explotadas por otras personas, en cualquier situación o ámbito, ya sea comunitario, en escuelas o en empresas. Este enfoque se relaciona con una de las metas en educación para el 2030 planteado por la UNESCO, que propone que todas las personas tengan un enfoque de ciudadanía mundial. La aspiración de la educación con enfoque de ciudadanía es la construcción de un mundo más justo e incluyente. 

La educación humanista que proporciona el ITESO, que lo diferencia y destaca de otras visiones educativas, se deja entrever en una preposición: cuando la universidad declara formar a los mejores para el mundo – no a los mejores del mundo –, la palabra ‘para’ implica la vocación de servicio en la sociedad de las y los estudiantes. 

A partir de ahí se destacan otras características, como el establecimiento de vínculos socioafectivos a través del respeto y la confianza dada por la libertad que las y los alumnos tienen, en tanto personas, para ser y hacer, sabiendo que su quehacer va a afectar a otros, y el hecho de que los saberes que tienen como profesionistas no solamente están orientados a la búsqueda de un trabajo, también que formen parte de las dimensiones ética, afectiva y cognitiva de las y los estudiantes, y que, a partir de esos saberes, se conviertan en facilitadores del desarrollo personal de su comunidad. 

“Los vínculos en la educación humanista son horizontales, lo que sí me hace pensar en la Compañía de Jesús: San Ignacio con sus pares viéndose como un grupo que camina junto, y que cada uno tiene un potencial diferente que contribuye a la tarea común. Lo primero que yo tengo que hacer es reconocer mi potencial para ponerlo al servicio, pero también ser capaz de ayudarle al otro a que reconozca su propio potencial, para que se sume a esta labor”, finaliza Flor Arellano.

Flor Arellano Vaca, coordinadora de Ciencias de la Educación del ITESO, es doctora en Psicopedagogía por la Universidad de Montreal, maestra en Investigación en Ciencias de la Educación, psicóloga por la Universidad de Guadalajara y pedagoga por la Escuela Normal Superior de Jalisco. Puedes contactarla en el correo lizbetha@iteso.mx

Conoce más sobre la carrera de Ciencias de la Educación: https://carreras.iteso.mx/ciencias-educacion 

Para saber más sobre el modelo educativo de inspiración jesuita, da click aquí: https://www.iteso.mx/modelo-educativo-de-inspiracion-jesuita

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el Autor

Erika Torres Chávez

Es la co editora de CRUCE y reportera del equipo de redacción de Comunicación Institucional. Puedes contactarla en el correo erikatorres@iteso.mx

NO TE PIERDAS

LEE CRUCE EN PDF

PARTICIPA EN CRUCE

CRUCE es el semanario de la comunidad del ITESO. Comenzó a publicarse en agosto de 2000 en versión impresa, dando continuidad a los boletines informativos que lo precedieron: NOTI ITESO y el Boletín Informativo ITESO.

Si eres integrante de la universidad y te interesa participar con contenidos, envíanos tu propuesta a cruce@iteso.mx

Facebook

Tutores ITESO

Mensaje fraterno en la pandemia