SOCIEDAD

Derechos humanos: anhelo global

El ITESO ya tiene lista la Maestría en Derechos Humanos y Paz, cuyas clases iniciarán en agosto de 2014.

Meses antes de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, aprobó la ley que prohíbe “la propaganda de relaciones sexuales no tradicionales” y las manifestaciones homosexuales en público.

7-1 Foto

Cartel de Human Rights Watch, organización internacional que vela por los derechos humanos a nivel global

En Siria, mientras el gobierno del presidente Bashar al-Assad niega que exista tortura en el conflicto que sufre su país, el periódico británico The Guardian publicó un reporte forense que delata la existencia de cerca de 11 mil detenidos que fueron presuntamente torturados y asesinados sistemáticamente.

En México, desde la guerra contra el narcotráfico declarada en 2007 por el expresidente Felipe Calderón, Human Rights Watch contabiliza más de 70 mil personas asesinadas y 26 mil desaparecidas; no fue sino hasta 2013 cuando se instauró la Ley General de Víctimas para proteger sus derechos.

Ejemplos de violaciones a derechos humanos hay muchos y están esparcidos por el mundo entero. El ITESO, desde el Departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos (SOJ), se suma a la búsqueda de soluciones concretas con la apertura de la Maestría en Derechos Humanos y Paz, la cual dará inicio en agosto de 2014 y es coordinada por José de Jesús Ibarra, doctor en Derecho Público y Método Jurídico por la Universidad de Alicante.

“Nos habíamos tardado, dijeron algunos”, bromeó el doctor en Educación David Velasco, SJ, profesor investigador del SOJ e integrante del núcleo académico de la maestría. Este posgrado forma parte de una tradición de trabajo que comenzó a finales de 1999, cuando el tema estaba restringido a organizaciones civiles y aún no ganaba “carta de ciudadanía”, como ha ocurrido en los últimos años.

“Es un momento muy oportuno en el caso de los derechos humanos”, explicó Jorge Rocha, maestro en Estudios en Impactos Territoriales de la Globalización y académico del SOJ, “porque en 2011 hubo una reforma constitucional en materia de derechos humanos en México que implica que las instancias de gobierno tienen que tomar por fuerza el tema, así como el asunto de la inseguridad”.

Rocha, junto con Alberto Bayardo, fue de los primeros interesados en crear esta maestría, en la que uno de sus elementos centrales, el de la paz, estará aterrizado en materias que profundicen sobre teorías de paz y resolución de conflictos.

“Desmantelar los procesos de violencia que hay en el país que ya tienen muchos años implica un proceso muy largo”, opinó Rocha, “y para la gente que está metida en estos procesos, la resolución de conflictos les vendría muy bien. Estoy hablando de sociólogos, trabajadores sociales, psicólogos…”

A decir de Velasco, no hay negociadores ni funcionarios públicos con el entrenamiento en la resolución pacífica de conflictos. La educación en materia de paz va más allá de activistas y es mucho más que cargos políticos con incidencia en el país.

“No es suficiente la denuncia, sino también la propuesta, ¿y cómo formulas una propuesta si no estás seguro de los derechos que estás defendiendo ni qué política pública proponer?”

La maestría está planteada para casi cualquier profesión que tenga algún tipo de relación con la función pública —abogados, economistas, administradores, contadores—, pero también incluye a profesionales que trabajen en áreas de salud y educación, periodistas, organizaciones civiles o gente que esté en el sistema judicial.

Este esfuerzo trasciende al SOJ e incluye a profesores del Centro de  Investigación y Formación Social y el Centro de Formación Humana del ITESO.

Uno de los primeros objetivos es que la maestría se incorpore al Programa Nacional de Posgrados de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para poder facilitar que los estudiantes accedan a ciertas becas.

“El reto es formar profesionales para poder impactar en estos espacios e impulsar el pensamiento ligado al tema de derechos humanos y paz”, dijo Rocha, “porque hay un déficit muy importante en todo el país; hay muy poca gente que hace investigación de estos temas; la maestría quiere ser una productora de conocimiento”.

Si deseas más información sobre la Maestría, ingresa al sitio de Posgrados ITESO. Texto Adriana López-Acosta Foto Human Rights Watch

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*