CLICK AL MUNDO

La desigualdad está reventando al planeta

85 personas tienen hoy en día tanto dinero como 3 mil 570 millones de pobres. El 1% más rico de Estados Unidos concentró el 95% del crecimiento del país después de la crisis de 2008, señala un informe de la ONG Oxfam Intermón.

Ya no es la opinión de algunos ni mucho menos una mera frase propagandística: los ricos de este planeta son cada vez mucho más ricos y los pobres son cada vez mucho más pobres, una tendencia que se viene agudizando dramáticamente desde 1980.

httpv://www.youtube.com/watch?v=OK1GGOYxLM0

Pocas instituciones serias consideran hoy en día que la “excesiva” concentración de la riqueza en poquísimas manos se deba a la falta de esfuerzo de unos frente a las habilidades financieras o empresariales de otros. Las leyes favorecen a los primeros. La mitad de la riqueza mundial está en manos del 1% de la población, subraya Oxfam.

El informe “Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica”, publicado a mediados de enero por esta ONG con presencia en los cinco continentes (oxfammeexico.org), elaborado con datos de diversos investigadores e instituciones oficiales a nivel internacional, señala que “las élites económicas están secuestrando el poder político para manipular las reglas del juego económico, que socava la democracia”.

En este mundo, 85 individuos acumulan la misma riqueza que 3 mil 570 millones de personas; el 1% más rico de Estados Unidos ha obtenido el 95% de los beneficios económicos acumulados desde que estalló la crisis de 2008; las 10 personas más ricas de Europa tienen más dinero “que el coste total de las medidas de estímulo aplicadas en la Unión Europea entre 2008 y 2010 (217 mil millones de euros frente a 200 mil)”, apunta un reportaje del diario El País.

Dicho informe será presentado por Oxfam en el Foro Mundial de Davos (22 al 25 de enero) para exigirle a gobiernos e iniciativa privada que combatan frontalmente los paraísos fiscales, inviertan en educación, sanidad y servicios públicos, eviten la evasión fiscal de las grandes compañías globales o locales, que las empresas paguen salarios dignos a sus empleados y que los gobiernos legislen para que esto sea obligatorio y no una dádiva.

Porque de no hacerlo, la estabilidad del mundo está bajo amenaza: “La masiva concentración de los recursos económicos en manos de unos pocos abre una brecha que supone una gran amenaza para los sistemas políticos y económicos inclusivos, porque favorece a unos pocos en detrimento de la mayoría. Para luchar contra la pobreza es básico abordar la desigualdad”. Texto Enrique González Foto Huffingtonpost.com

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*