CIENCIA Y TECNOLOGÍA

En el universo de nuestro cerebro

En la próxima sesión de Café Scientifique, el 4 de septiembre a las 19:30 horas en Casa ITESO Clavigero, se celebrarán 14 años de este proyecto de divulgación científica y 20 años de la Maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura

POR JUDITH MORÁN

El objeto más complejo del universo es el cerebro, afirma Diego Golombek, científico y divulgador que estará este martes 4 de septiembre en Café Scientifique para hablar de neurociencia, de lo que se sabe, pero también de lo que se desconoce.

“A veces da un poco de resquemor el contar el no sé y me parece fascinante plantear las grandes preguntas que todavía están pendientes del ámbito de la neurociencia, que además es un ámbito nos interpela a nosotros mismos, nos interpela al pensar ‘están hablando de mí, de mi cerebro, de mis emociones, mis decisiones, mis memorias’”, señala vía telefónica desde Argentina donde dirige el Laboratorio de Cronobiología.

¿Qué preguntas quedan sin responder?

Hay una escuela de filosofía de la mente que dice que hay preguntas fáciles: ¿cómo funciona la neurona?, ¿cómo se comunica una neurona con la vecina?, etcétera. Y preguntas que ellos llaman difíciles: ¿qué es la conciencia?, ¿qué es el pensamiento?, ¿cómo las emociones influyen en el funcionamiento del cuerpo? Esas las llamadas “difíciles”, son realmente hipercomplejas y nos falta mucho para entenderlas y también preguntas mucho más cotidianas.

Nosotros trabajamos en mi laboratorio con un pedacito de cerebro que mide el tiempo y le dice al cuerpo qué hora es, sería el reloj biológico, esto tiene que ver con el sueño, y una pregunta todavía no contestada es ¿qué es el sueño?, ¿por qué dormimos?, algo tan cotidiano como eso, no lo sabemos. No es simplemente para descansar, sabemos que es vital porque si una persona no duerme se enferma y si un animal de laboratorio no duerme se muere. Todavía no sabemos muy bien para qué es, así que la cantidad de preguntas inacabadas es una lista mucho más larga, que aquellas ya finalizadas.

Cronológicamente, Diego Golombek primero fue periodista y después científico, en la actualidad ambas facetas coexisten. Sus publicaciones científicas se pueden encontrar en revistas internacionales y como divulgador de la ciencia dirige la colección de libros Ciencia que ladra…, es columnista se destaca su participación en el programa “Científicos Industria Argentina.

¿Cuáles son los mayores logros de Ciencia que ladra…?

Nunca esperamos que pasara lo que sucedió con la colección, que muchos libros han sido best-seller, que todos los libros hayan sido reimpresos o rentados por interés y que hayan llegado a la escuela. Nosotros hacíamos libros con múltiples niveles de lectura, lo puede leer un joven, un chico más pequeño o un adulto y alguien de la tercera edad.

Hubo docentes, profesores que aprovecharon algunos de esos libros para complementar la enseñanza formal. Por otro lado, también en cierta medida se ha internacionalizado, es común encontrar los libros de Ciencia que ladra…en varios países de América Latina, incluso en España y estamos por llegar a los 100 títulos de la colección, lo cual en nuestro país es un hito.

¿Cómo un divulgador de la ciencia, podría definir lo que es ciencia?

Me gusta mucho citar a un investigador argentino que vive en México, a Marcelino Cereijido, él diferencia los conceptos de ciencia e investigación; dice que la investigación es el fenómeno profesional de los investigadores que hacen un proyecto para tratar de entender un problema en particular, pero la ciencia es mucho más que eso, es una mirada sobre el mundo, es una forma de tratar de entenderlo de una forma racional y lógica, exenta de mitos, de fe, y en ese sentido la ciencia no es para los científicos sino para toda persona que quiera mirar al mundo de esa manera.

Me gusta mucho pensar también en la ciencia como algo que nos pasa, la ciencia como eso que te pasa mientras estas ocupado haciendo otros planes, parafraseando a John Lennon, que decía eso sobre la vida.

 
Tags: , , ,