CAMPUS

Confesiones de un voyeur vegetal

 


“Todos los seres vivos realizan anualmente la tarea de repoblar el planeta a través de patrones de cortejo y apareamiento que tienen una lógica unificadora y convincente: la producción de descendientes. Pero, aunque la vida de una multitud de seres vivos se organice con alegre deleite en torno al sexo, el pensamiento darwiniano no ha logrado descifrar claramente el significado evolutivo de esta frenética carrera por reproducirse a partir de la unión de células reproductivas masculinas y femeninas”.

Jean Phillipe Vielle, investigador del Laboratorio Nacional de Genómica y siguiente invitado al Café Scientifique ITESO comparte esta reflexión que es parte de la base de su trabajo y sobre la que dialogará con los asistentes a la sesión del próximo 4 de abril en Casa ITESO Clavigero a las 19:30 horas.

“Las plantas que cubren la mayor parte de la superficie terrestre se reproducen por una amplia variedad de estrategias que han intrigado a los botánicos, genetistas y biólogos evolutivos por más de 100 años”, comenta este investigador.

“A menudo se piensa que el sexo es necesario para la perpetuación de una especie, debido a que la diversidad genética que se deriva de la sexualidad se interpreta como esencial para la adaptación animal o vegetal. Sin embargo, varios centenares de familias de plantas se reproducen y propagan sin necesidad de tener relaciones sexuales, a partir de un intrigante mecanismo natural de formación clonal de semillas llamado apomixis. Al generar crías que son genéticamente idénticas a su madre, la apomixis desafía elementos ineludibles del pensamiento evolutivo actual y ofrece posibilidades concretas para el mejoramiento genético de cultivos agrícolas”.

Durante la charla, este doctor en genética molecular de plantas propone conversar, sobre todo, de los principales fundamentos teóricos y experimentales que justifican la importancia del sexo en la historia evolutiva del planeta, los principales métodos reproductivos que imperan en las plantas, así como sobre el origen, las causas y los mecanismos genéticos que controlan la apomixis.

Pero no solo sobre eso, confiesa Vielle, “secretamente espero que mi subsecuente interacción con el generoso auditorio del Café Scientifique me ayude resolver de una vez por todas, desde una perspectiva freudiana, esta inusual desviación sexual que me incita a observar con sigilo la vida íntima de las plantas.”

Para el doctor Vielle, el trabajo que ha realizado a lo largo de su trayectoria “se fundamenta en descubrimientos de alto nivel internacional a partir de la práctica científica y la formación de investigadores en México, con claro sentido humanitario en favor de los agricultores y campesinos de bajos recursos, pero sin perder de vista la importancia de generar progreso productivo desde la perspectiva científica de las instituciones públicas de nuestro país”.

Tags: