COMUNICACIÓN / SOCIEDAD

“Un fotoperiodismo responsable es un fotoperiodismo seguro”

Integrantes de Artículo 19, organización defensora de la libertad de expresión, sostuvieron una charla con la comunidad del ITESO sobre los riesgos de ejercer periodismo en México en tiempos en los que el fotoperiodista es más vulnerable, por estar entre dos flancos: un gobierno que alienta la impunidad y el crimen organizado.

Detrás de la cámara, está el dedo que juzga y que dispara, el que decide si obtiene una imagen que denuncie o que calle. El viernes 22 de noviembre, el rol ético y de seguridad del fotoperiodismo se desmenuzó ante estudiantes del ITESO, con la presencia de integrantes de Artículo 19, organización defensora de la libertad de expresión.

Fernando Brito, fotógrafo de El Debate y acreedor del tercer lugar en el World Press Photo 2011; Alfredo Estrella, miembro de Agence France Presse (APF); y Sebastián Aguirre, coordinador del programa de atención a periodistas Artículo 19, discutieron sobre los riesgos de ejercer periodismo en México en tiempos en los que el fotoperiodista es más vulnerable, por estar entre dos flancos: un gobierno impune por un lado, y el crimen organizado por el otro. La charla fue abierta, con espacio para comentarios y preguntas por parte de estudiantes en cualquier momento.

La organización Artículo 19 —que toma su nombre del artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos— trabaja por preservar la libertad de expresión en  numerosos países del mundo; en su apartado de México y Centroamérica, muchos de sus esfuerzos se concentran en denunciar la represión a periodistas en movilizaciones sociales, así como la criminalización de ciudadanos que las documentan. “Una agresión a un periodista afecta los flujos de información de una sociedad”, explicó Aguirre.

Durante la conferencia, se habló sobre los cursos gratuitos  de seguridad para periodistas audiovisuales que ofrece actualmente Artículo 19, en los que se tocan temas tan básicos —qué hacer ante conatos de violencia o gas lacrimógeno—, hasta los más profundos —detectar estrés postraumático y ofrecer apoyo sicológico. El sitio web incluso mantiene documentos y videos con guías para diferentes contingencias.

“En 19 años, nunca sentí que nos habían tomado en cuenta como periodistas”, expresó Estrella, “hacen conciencia de las buenas prácticas, pero te recuerdan que ninguna fotografía vale tu vida, y para ser buenos periodistas, se tiene que ser buenas personas”.

Ambos fotoperiodistas, junto con Aguirre, participan activamente en estos talleres, replicando sus experiencias y ofreciendo apoyo a los asistentes con asesoría de la Cruz Roja en materia de primeros auxilios, manejo del estrés y técnicas para evitar la violencia.

Una de sus denuncias más recientes, que tocaron durante la conferencia, fue la de las represiones a periodistas durante las protestas en el marco del Primer Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, y los registros de las inconsistencias en la marcha del pasado 2 de octubre, en la que, de 46 agresiones documentadas, 35 se efectuaron contra manifestantes.

Brito y Estrella profundizaron sobre las complicaciones de estar en la primera línea de la información, pero la última en la jerarquía de los medios. Problemas como salarios bajos, poca protección durante las coberturas y mala utilización de su trabajo fotográfico, dificultan la preservación ética de su trabajo.

“Creemos que hay que profesionalizarse como personas y como periodistas éticos, no como obreros de un periódico”, dijo Brito, “se puede incluso romper el estigma de nota roja al hacerlo con respeto y ver los hechos desde otro ángulo”. Texto Adriana López-Acosta Foto Roberto Ornelas

 

 

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*