CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Si consigo que crean que la realidad no existe, será mi mayor éxito

Luis Adolfo Orozco, egresado del ITESO y uno de los físicos mexicanos más importantes de las últimas décadas, conversó en el Café Scientifique ITESO sobre un tema complejo y fascinante: el mundo de la física y la mecánica cuánticas.

Intentar explicarle a un grupo de poco más de 100 personas que la realidad “no existe”, es un reto que pocos conferencistas asumirían. Luis Adolfo Orozco sí.

Orozco

Y a pesar de que los asistentes al Café Scientifique la noche del 4 de marzo en la Casa ITESO Clavigero veían con sus ojos que ese investigador egresado de Ingeniería Mecánica del ITESO y actual científico de la Universidad de Maryland era un ser “real” que manoteaba, levantaba la voz, reía, soltaba sencillos ejemplos para darse a entender, la duda se instaló en sus rostros, lo cual significó un éxito para él: “¿Qué es real? ¿Mis sentidos me engañan? ¿Puedo intervenir la realidad? ¿Cómo se relacionan, se enredan, se modifican las partículas de este Universo? ¿Se pueden medir esos enredos y sacarles provecho?”

La realidad no existe, sentenció Orozco –añadiendo que si los asistentes se iban con esa idea sería su mayor éxito– un físico tapatío de clase mundial con una notable capacidad de explicar a la audiencia más inexperta complejos y revolucionarios descubrimientos en el campo de la física y la mecánica cuánticas, la vanguardia científica a nivel global, un vasto campo de conocimientos y experimentaciones que podrían cambiar por completo la manera no solo de hacer computadoras, producir medicinas más eficientes o crear sistemas de información absolutamente seguros, sino el entendimiento sobre la vida, el Universo, la materia oscura…

“La física cuántica estudia las cosas discretas cuando son muy pequeñas. Yo digo que la idea más salvable de la humanidad es que la naturaleza está hecha –en sus componentes últimos y más pequeños– no de manera continua, sino de manera discreta. Es la manera de entender la naturaleza desde el punto de vista de sus componentes más pequeños”, dijo Orozco en entrevista con Maya Viesca, coordinadora del Café Scientifique ITESO, en cuyo sitio www.cultura.iteso.mx/cafe próximamente odrás escuchar completa la charla de Orozco.

¿La naturaleza y la materia son “discretas”? No, no tiene nada que ver con “prudencia” o “moderación”, sino con que los componentes de la naturaleza están separados, son divisibles, se correlacionan y se modifican cuando interactúan.

La mecánica cuántica, afirmó, brinda teorías con una “asombrosa” capacidad predictiva, es decir, que permiten elaborar experimentos donde coincide perfectamente “la teoría con el experimento”.

Sumar conocimientos, datos, observar y anotar, preguntarse de nuevo qué pasó con ese enredamiento entre dos (o más) partículas, atrapar literalmente un electrón o un ion de Berilio y analizarlo… Eso es lo que le apasiona a Orozco, egresado de Ingeniería Mecánica por el ITESO y doctor en Física por la Universidad de Texas en Austin, así que cuando alguien le preguntó qué relación podía haber entre las enseñanzas de Buda con la mecánica cuántica, sentenció: “Dime una predicción cuantitativa de Buda y entonces hablamos”.

La mecánica cuántica no es sobre la realidad, sino sobre el conocimiento y los datos que se pueden obtener de esa “realidad”, afirmó Orozco, quien explicó el concepto central de la charla: el enredamiento cuántico, el estudio de la correlación entre partículas, un tema que, reconoció, lo iba a meter en una camisa con más de 11 varas.

“El enredamiento me garantiza que voy a tener una serie perfectamente correlacionada de eventos absolutamente aleatorios [algo con lo que Einstein no estaba de acuerdo y que hoy se ha comprobado que es factible]. El enredamiento es una propiedad en la mecánica cuántica, una propiedad que tienen las partículas. No es intuitiva, no es de una partícula, sino de dos o más”.

Una tras otra llegaban las preguntas para uno más de los admiradores de Einstein –‘ya quisiera cometer los errores que él cometió’, dijo Orozco–, algunas sobre filosofía, otras sobre aplicaciones prácticas, otras sobre sus experimentos, otras sobre la relación intrínseca entre mecánica cuántica e informática y nuevas tecnologías, completando una correlación y un pequeño “enredamiento” de dos horas entre el físico y su público, el cual dejó tras de sí más preguntas que respuestas, el anhelo de los grandes científicos. Texto Enrique González Foto Luis Ponciano

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*