LA ENTREVISTA

La filosofía en la visión humanista de la universidad

Arturo Reynoso, SJ, propone multiplicar los espacios de reflexión sobre la enseñanza de las humanidades.

Arturo Reynoso, SJ llegó a la jefatura del Departamento de Filosofía y Humanidades en 2011, pero su relación con el ITESO se remonta a cuando estudió Ingeniería Química, carrera de la que egresó en 1988. Fue entonces cuando se preguntó de qué manera quería vivir su vida y así fue como encontró su vocación como jesuita, filósofo e historiador.

10

“Al salir comencé a preguntarme esas cosas con relación a algunas actividades apostólicas en lugares muy pobres. De alguna manera vienen las preguntas acompañadas de una moción interior a lo que después llamamos vocación”.

En cuanto al estudio de la Historia, el académico considera que la enseñanza de esta asignatura en México a nivel primaria es de mala calidad, tanto en instituciones privadas como públicas, además de que no se hace una conexión con la situación actual para explicarles a los alumnos que “esto del pasado te puede ayudar a comprender cómo actuar y cómo proyectarte”.

 

SU ENCUENTRO CON CLAVIGERO

Mientras estudiaba su Doctorado en Teología en París, Reynoso ‘conoció’ a un jesuita al que adjetiva como fascinante: Francisco Xavier Clavigero (1731-1787).

“Clavigero es, de alguna manera, el representante del pensamiento de una generación con otros jesuitas, con otros monstruos de esa generación como Francisco Javier Alegre, quienes hacen esas obras en el exilio con la Compañía suprimida, sin grandes medios económicos”.

En México, Clavigero intentó introducir elementos de la ciencia moderna y, cuando se fue al exilio europeo, escribió la primera historia sistematizada de la historia mexicana.

“Se da cuenta de lo que algunos representantes del mundo ilustrado publican sobre su continente y su cultura, se da cuenta de que es denigrante lo que dicen y les responde creando la base épica de la historia de un país: La Historia antigua de México, que retoma un pasado épico los aztecas, los mexicas”, relata Reynoso, quien lleva una década estudiando a este jesuita del Siglo XVIII.

MULTIPLICAR LOS ESPACIOS DE REFLEXIÓN

Una comunidad universitaria con una visión humanista que se traduzca en dignidad, justicia, solidaridad y el desarrollo espiritual del ser humano, es el ideal que persigue Reynoso desde su cargo.

“Me preocupa que el ITESO camine durante toda su vida con esta inspiración”, afirma Reynoso, y por ello procura la apertura de espacios para reflexionar sobre el papel que juegan las humanidades en las universidades jesuitas.

Entre dichos espacios está, por ejemplo, la Semana de Humanidades, que en el 2013 trajo al campus, entre otros, al jesuita José Funes, director del Observatorio Vaticano.

“Esperamos que venga la tercera semana para reflexionar el por qué las humanidades son la característica de la educación de la orden y también sobre la interdisciplinariedad de estas humanidades”. La idea, apunta, es que sea un espacio cada vez más integrador. “No es una reflexión nada más para el Departamento de Filosofía, es para todos”. Este departamento fue creado hace más de 10 años, gracias al acuerdo entre el ITESO y el Instituto Libre de Filosofía.

“Por un lado es una formación universitaria pero la compañía también tiene la suya”, comenta Reynoso, quien intenta compaginar ambos aspectos desde su jefatura con el apoyo del personal del departamento que participa en distintas instancias y grupos de trabajo en la universidad. Además, esta dependencia ya inició pláticas con la Dirección General Académica en torno a una propuesta de formación de profesores.

BICENTENARIO DE LA RESTAURACIÓN DE LOS JESUITAS

¿Qué nos dice hoy un Papa Francisco? ¿Qué fallas y aciertos ha tenido la Compañía? ¿Cuál es la situación de los jesuitas en lo espiritual y en lo educativo? Estos son algunos de los temas que Reynoso califica como importantes para ser analizados en el marco del Bicentenario de la Restauración de la Compañía de Jesús, a celebrarse el 7 de agosto de 2014.

“Hay un legado, una experiencia de trabajo, un testimonio de vida que nos puede ayudar a ubicarnos en el presente y proyectarnos en el futuro”. Texto Judith Morán Foto Luis Ponciano

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*