CIENCIA Y TECNOLOGÍA / MEDIO AMBIENTE

Rumbo a los helados confines de la Tierra

Priscila de Alba, recién egresada de Ingeniería Química, es la única latinoamericana en el equipo de la expedición internacional Under the Pole II, que se sumergirá en las profundidades de Groenlandia.

“No faltan envidiosos en el mundeo de los sabios, y hay muchos que quisieran emprender este viaje…”, escribió Julio Verne en Viaje al centro de la Tierra.

Priscila1

Priscila pasará 18 meses en Groenlandia como integrante de la expedición internacional Under the Pole II

Es difícil no pensar en el célebre escritor francés cuando Priscila de Alba (23 años, recién egresada de Ingeniería Química) narra lo que será su viaje de 18 meses por Groenlandia, como integrante de la expedición internacional Under the Pole II, en el que buceará en sus gélidas aguas, observará en primerísima fila el espectáculo de su fauna marina y terrestre, contemplará los imponentes icebergs y analizará muestras de sus ancestrales hielos, esos que año tras año el cambio climático derrite a velocidades alarmantes.

“Estoy muy emocionada, la verdad. Son tantas cosas… Los icebergs [nunca he visto uno] lo que puede haber ahí dentro, además de la fauna, las focas, morsas, los tiburones, el deshielo y lo que se puede encontrar dentro de ese hielo. He leído en blogs que debido al tipo de hielo, la luz y a que hay pocos animales y las aguas son muy claras, tienes la mejor visibilidad del mundo [como buzo]”, relata la egresada, quien paralelamente a estas experiencias lleva una puntual encomienda científica, destinada a entender un poco mejor el pasado, presente y futuro del planeta y sus habitantes.

“Vamos a tomar muestras del hielo y la nieve, porque son un registro histórico importante. Cuando el agua se congeló guardó algunos compuestos, entre ellos el oxígeno y el dióxido de carbono, los cuales nos brindan valiosa información histórica para el pronóstico del clima”, explica Priscila, quien se está pagando la travesía –nada barata– de su bolsillo.

Apenas en diciembre de 2013 recibió el certificado de Terminación de Estudios de una carrera que evidentemente le apasiona, la cual ansiaba culminar para concentrarse cuanto antes en los preparativos de un viaje que iniciará en febrero con un vuelo a París y, después de pasar por el norte de Francia y seguramente Dinamarca, la verá aterrizar en Groenlandia las primeras semanas de marzo.

‘Bajo el polo’: una advertencia sobre el futuro de la Tierra

Under the Pole (underthepole.com) es un proyecto de exploración submarina que nació en 2010 con el objetivo de sumergirse, literalmente, en las profundidades de las aguas más frías del mundo para llevar a cabo inventarios de su fauna, analizar la relación entre atmósfera, hielo y océanos, la adaptación del cuerpo humano a esas condiciones extremas y, posteriormente, llevar a cabo labores pedagógicas para crear conciencia de la extinción de especies y las graves consecuencias que conlleva el derretimiento de sitios como Groenlandia (por ejemplo, la subida del nivel de los océanos), territorio que se calcula que cada año pierde unas 22 mil millones de toneladas de hielo y ve extinguirse a distintas especies.

La primera expedición de esta iniciativa se metió al Océano Ártico (Polo Norte); la segunda es la de Priscila y se llama “Discovery Greenland”, y la tercera se dirigirá, en 2016, a la Antártida (Polo Sur).

Priscila consiguió ser la única latinoamericana en el equipo de 15 exploradores que recorrerán de sur a norte la isla (ver mapa abajo), gracias a una serie de felices coincidencias ocurridas cuando en 2012 se encontraba de intercambio académico en la École d’Ingénierus de Purpan de Toulouse, Francia, donde conoció a su actual pareja, un colaborador francés de Under the Pole.

Poco a poco y gracias a que sabían de su experiencia en un Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) que realizó en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Guadalajara para investigar cómo obtener biocombustibles a partir de residuos de paja, y a que en el verano pasado echó la mano con los preparativos del viaje –incluso llegó a lijar el WHY, el barco que ya zarpó hacia Groenlandia– Priscila se ganó al equipo.

“Necesitaban a otra persona y dijeron: ‘¿A quién escogemos?’, y a mí ya me conocían, me tenían confianza, ya sabían que yo tenía un historial de investigación. Me sirvió mucho ese PAP, por la metodología de investigación, el procedimiento, la escritura, porque me hizo pensar en preguntas, me hizo querer descubrir el porqué de las cosas, ¿por qué pasa esto o lo otro?”

Explorar, descubrir y observar

Estas son las tres máximas de Under the Pole II en Groenlandia, isla a la que estudiarán, grabarán y fotografiarán en distintas épocas del año, sumergiéndose cientos de veces en sus aguas y caminándola exhaustivamente con el propósito de dejar constancia de su inmensa riqueza natural y el serio peligro al que esta se enfrenta por culpa de la actividad humana (www.greenland.com).

Priscila no sabe qué tan profundo buceará, pero sí sabe que los expertos con los que viaja intentarán romper el récord mundial de inmersión en aguas frías, actualmente en posesión de un grupo de científicos rusos.

“Sacaremos a la luz imágenes inéditas del medio ambiente submarino, de los osos polares, los zorros y los lobos árticos, los renos, las focas, las morsas, las belugas, las orcas y las ballenas boreales… Haremos un listado de la biodiversidad durante un ciclo estacional completo, entre la superficie y profundidades de hasta 130metros”, explica la página oficial de la expedición que lidera Ghislain Bardout, la cual cuenta con el apoyo de importantes universidades, empresas e instituciones, entre ellas la Universidad de Oxford, National Geographic, el Greenland Institute of Natural Resources, el National Oceanography Centre, la marca de autos Honda o EIF Innovation.

Uno de los episodios del viaje que más le atraen a Priscila es la hibernación que los expedicionarios harán durante aproximadamente un mes, en septiembre, con el objetivo de refugiarse durante la Noche Polar. En octubre, ya con el sol en lo alto, retomarán su camino hacia el norte, auxiliados durante cuatro meses por un grupo Inuit (pueblos esquimales) y sus perros de la nieve, quienes harán su aporte para que la expedición deje un “testimonio sobre el cambio climático actual y los desafíos que la sociedad debe asumir”.

Mapa Groenlandia

Esta es la ruta que seguirán los exploradores de Under the Pole II

Decía Verne en 20 mil leguas de viaje submarino: “No debemos perder un instante. Pon en el baúl todos mis utensilios de viaje, algunos trajes, camisas, medias, sin contarlos, pero cuantos quepan. ¡Y date prisa!”

Y justo así andará Priscila los últimos días de 2013 y los primeros de 2014. Entre los nervios de su familia, los propios –reconoce que a lo que más teme es al frío–, los inacabables preparativos, la compra de equipo especializado como botas, pantalones, guantes o abrigos o los correos que le llegan de Europa, la adrenalina ya se apropió de la cotidianidad de Priscila, quien antes de volar en febrero rumbo a Francia, deberá administrar su tiempo para mejorar su buceo, sacar adelante su trabajo en una farmacéutica y documentarse todo lo que pueda sobre Groenlandia, esa recóndita y helada tierra que será su hogar durante año y medio. Texto Enrique González Fotos Roberto Ornelas/Under the Pole/Cortesía Priscila de Alba

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*