CIENCIA / ENTREVISTA / Ingeniería Química / LA ENTREVISTA

Rocas contra gases de efecto invernadero

Juan Carlos de Obeso, egresado de Ingeniería Química del ITESO, se une a una investigación multinacional cuyos resultados podrían utilizarse para paliar los efectos del cambio climático

Entender un proceso para una posible disminución del cambio climático a través una investigación que involucra decenas de científicos de todo el mundo, es lo que llevará a Juan Carlos de Obeso, egresado de Ingeniería Química del ITESO, al desierto de Omán (al sureste de Arabia frente a Irán); es el único mexicano que forma parte de Oman Drilling Project (www.omandrilling.ac.uk).

Como parte de su investigación doctoral en Ciencias de la Tierra, con especialización en Geoquímica en Columbia University, en Nueva York, su trabajo es observar los procesos de hidratación y carbonatación con rocas de Omán, él formará parte de un equipo de cinco científicos que realizarán trabajo de campo.

“Mi investigación trata sobre la alteración de rocas ultramáficas (peridotitas) que normalmente se encuentran decenas de kilómetros bajo tierra. En algunos lugares, ya sea por volcanes o por movimientos tectónicos, quedan expuestas y al no ser estables en la superficie empiezan un proceso de alteración, que ha tomado importancia en los últimos años porque parte de las reacciones involucradas conllevan la captura de CO2, un gas de efecto invernadero”, detalla el egresado de la preparatoria Cumbres Bugambilias.

Peter Kelemen, líder de la investigación de Oman Drilling Project y asesor de tesis doctoral de Juan Carlos, fue quien lo invitó a unirse al proyecto que inicia el 10 de marzo, en donde estará alrededor de tres semanas realizando trabajo de campo. En total se perforarán 10 kilómetros de la Corteza Oceánica y se espera tener los primeros resultados después de 6 meses.

“El fondo marino es el lugar con mayor abundancia de peridotitas, ya que la corteza oceánica es mucho más delgada que la corteza continental y como trabajar en el fondo del mar no es nada fácil, se ha recurrido a formaciones geológicas llamadas ofiolitas”, un conjunto de rocas provenientes de varias capas de la tierra, incluyendo el océano profundo.

¿Qué fue lo que te motivó a unirte a Oman Drilling Project?

Me parecía muy interesante la idea de tratar de ligar el tema de la Ingeniería Química con el cambio climático y es lo que Peter Kelemen estaba tratando de hacer de alguna manera, ya que estudia el proceso natural de carbonatación. La idea es, a largo plazo, usar ese proceso para la posible mitigación del cambio climático. Kelemen tiene 20 años investigando en Omán.

¿Por qué estudiar estos procesos específicamente en el desierto de Omán?

Uno de los objetivos de trasladarse al desierto es perforar la ofiolitas de Omán, donde se encuentra un pedazo de la corteza oceánica que por movimientos tectónicos fue emplazada hacia la superficie del continente. Omán es un buen lugar para estudiarla, ya que ahí se encuentra la ofiolita más grande del mundo y está en lugar de fácil acceso. Para llegar a este proceso de perforación de la ofiolitas, se realizó un trabajo de planeación que tomó ocho años, cuando yo me integré se encontraban en la última etapa de la planeación.

¿Cuáles son los objetivos de observación?

En ocasiones estos procesos son difíciles de observar porque normalmente encuentras corteza oceánica a 3 o 4 mil metros bajo la superficie del mar; mi objetivo es observar los procesos de alteración de este tipo de rocas, y tratar de establecer velocidades de reacción y la cantidad de carbono y agua que se almacena por medio de los procesos de su alteración.

Entonces, ¿qué implica entender estos procesos de alteración?

Es importante porque, en primer lugar, cambian las características de resistencia de las rocas y al hacer esto cambian sus propiedades sísmicas, entonces se convierte en una roca mucho más débil que es propensa a deslizarse poco y constantemente. Hay lugares en el que por la presencia de ese tipo de roca se piensa que las fallas geológicas no generan terremotos grandes. En segundo lugar, el proceso de alteración genera unas condiciones muy reductoras, o sea que, con muy poco oxígeno se produce hidrógeno gaseoso que puede usarse como energía química; entonces hay personas que ligan este tipo de alteraciones a las condiciones en donde pudo haberse desarrollado originalmente la vida, pues estamos ante una fuente de energía como es el hidrógeno.

El trabajo de Juan Carlos es entender el proceso de alteración y formación de estas venas cruzando la peridotita en la base del Cañón Wadifins

Texto: Perla Blas

Etiquetas: ,

Un comentario

  1. Alejandro Salazar Koelliker dice:

    Felicidades Fiti!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*