B DE BIBLIOTECA

Por sus películas lo recordarás

Philip Seymour Hoffman, uno de los mejores actores contemporáneos, falleció a los 46 años, dejando como legado una espléndida filmografía. La Biblioteca del ITESO tiene casi una veintena de esos títulos.

Hacer una revisión de las películas en las que trabajó Philip Seymour Hoffman, actor estadounidense fallecido el 2 de febrero en Nueva York, implica toparse con algunos de los títulos más importantes de la cinematografía occidental en las últimas dos décadas.

Philip

“Camaleónico, disciplinado, brillante, inteligente, extremadamente talentoso, audaz…”, son algunos de los adjetivos que le han obsequiado tras su muerte críticos, colegas, directores y espectadores a través de numerosos medios de comunicación y redes sociales.

“No solamente perdimos a un muy buen actor. Tal vez perdimos al mejor que teníamos. Él tenía solo 46 años, y su muerte interrumpió una carrera que ya era monumental”, escribió A. O. Scott, crítico de cine del periódico The New York Times.

Ganador del Oscar en 2006 por su interpretación del escritor Truman Capote, Hoffman se movió sin problemas tanto en el cine independiente (Sinécdoque en Nueva York, Antes que el diablo sepa que has muerto, La hora 25, Boogie nights, La familia Savage o El gran Lebowski), como en las típicas producciones hollywoodenses que van más por la taquilla (Los juegos del hambre o Misión Imposible III), sin haber dejado nunca de hacer teatro, el primer arte que cultivó.

A excepción de Misión Imposible, tienes todos estos filmes en la Biblioteca del ITESO, pero hay muchos más con Hoffman, cada uno de ellos con muy altas calificaciones por parte de la crítica especializada. Su muerte –debido a una sobredosis de heroína–, llegó en medio de un preocupante despunte en el uso de esta droga en Estados Unidos, país en el que causa 15 mil muertes al año y cuyo consumo creció un 79% entre 2007 y 2012, según cifras oficiales.

Volviendo al cine, ya sea de coach de béisbol a asesor político (El juego de la fortuna y Poder y traición), de sacerdote en problemas a enfermero atribulado (La duda y Magnolia) o de insoportable joven millonario en Italia (El talentoso Sr. Ripley) a megalómano líder de una secta (The Master, para muchos expertos su mejor papel), Hoffman es un pretexto ideal para darse una vuelta por la biblioteca. Texto Enrique González Foto Archivo

 

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*