LA ENTREVISTA

“No estamos hablando de mejorar un auto; estamos hablando de salvar vidas”

La biotecnología avanza día tras día para ofrecer enormes posibilidades a la medicina o el medio ambiente, afirma Antonio de León, quien investiga con células madre y dictó la primera conferencia organizada por la nueva Ingeniería en Biotecnología del ITESO.

Era un domingo por la tarde de hace algunos años cuando el entonces estudiante de doctorado, Antonio de León, ahora uno de los principales investigadores mexicanos en el campo de la biotecnología y las células madre, se sintió abrumado por la falta de resultados de sus investigaciones, así que decidió tomarse un descanso y abandonó el laboratorio.

célulasAl llegar a su casa encendió el televisor y se topó con un niño de seis años al momento de ser entrevistado debido a que padecía leucemia (cáncer en la sangre). El conductor le preguntó al infante si quería decirle algo a la audiencia y este fue tajante: “Ayúdenme. No me quiero morir”.

“Eso me impactó. Regresé al laboratorio a trabajar y entender por qué no estaban saliendo mis experimentos. Aquello me dio mucha energía, porque aquí no estamos hablando de mejorar un auto; estamos hablando de salvarle la vida a un niño”, señala De León, quien con la conferencia “Células madre: estrategias de propagación y aplicaciones”, inauguró formalmente, la noche del 24 de marzo en el Auditorio Pedro Arrupe, SJ, las actividades de la nueva Ingeniería en Biotecnología del ITESO, que iniciará clases en agosto de este año.

El cuerpo humano funciona gracias a cientos de tipos de células. Algunas son responsables de que el cerebro piense, otras de que el corazón lata, el riñón limpie la sangre, el pulmón funcione y así sucesivamente.

Las células madre forman todo ese tipo de células, son nuestras proveedoras de esos nuevos “médicos” que entran en acción cuando nos lesionamos o enfermamos, así que tener la capacidad de desarrollarlas en un laboratorio implica involucrarse directamente con el concepto de “vida”, y De León está plenamente consciente de ello.

“La biotecnología es una oportunidad que nos ofrece soluciones reales a procedimientos [para combatir enfermedades] que bajo otros esquemas no sería posible considerar, y ha tocado una de las cosas más importantes: el concepto de la vida, de los genes. Si bien ha sido polémico, trabajar con células madre nos permite apoyar a distintas áreas de la salud”.

Para alejarse de polémicas relacionadas con la obtención de células madre a partir de embriones humanos, el equipo de científicos con los que De León trabaja en el Departamento de Biología Molecular del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica obtiene sus células madre de adultos, a partir del cordón umbilical. “Jamás hemos considerado tocar a las células madre de embriones o de tejidos germinales”, explica el doctor en Biotecnología por la UNAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Avances dignos del mejor cine de ciencia ficción

En El Quinto Elemento, cinta dirigida por Luc Besson, el personaje principal, Leloo, es una extraterrestre que logra ser reconstruida por completo a partir de una de sus manos gracias a un proceso biotecnológico basado en el uso de células madre.

Avances similares pueden verse en títulos como Terminator 2, Spider Man 3 o Inteligencia artificial, y De León asiente con vehemencia cuando se le pregunta si este tipo de escenas serán realidad algún día en los hospitales del mundo. De hecho, otra de sus áreas de investigación, además de la generación de biocombustibles, es justamente la ingeniería de tejidos humanos.

“Suena a fantasía, pero cada vez nos acercamos más; incluso creo que en un futuro cercano vamos a tener una estructura de robot cubierta con piel cultivada en el laboratorio. Estamos trabajando con nanoestructuras que sirven como andamios para que en ellas crezcan ciertos tejidos, es decir, generar biomateriales para cultivar células y luego usarlas como ‘parches’ y restablecer, por ejemplo, el cartílago de una rodilla”.

La investigación en células madre es sumamente costosa, explica De León, y el dinero no suele fluir como los científicos desearían.

“Este tipo de proyectos tiene que ser subsidiado por diversas partes, no únicamente por el gobierno federal; también la iniciativa privada tiene la obligación y tiene los recursos para participar”.

“Me gustaría llegar a tener una célula madre con la cual se pudiera regenerar todo un individuo completo. Hay campos de la genética que todavía no entendemos y todavía no conozco una célula madre que tenga todas esas características, a excepción de aquellas que proceden de los embriones humanos, a las que llamamos totipotenciales, que significa que puedes crear un individuo completo perfectamente sano”.

Después de esas “súper” células, vienen las células madre IPS o pluripotentes (capaces de generar diversos órganos de un individuo), y luego están las células madre multipotentes (pueden generar solamente algunos linajes celulares). Son estas últimas con las que trabaja De León, quien con dos patentes registradas a sus 42 años, hace referencia a este rubro como un agudo problema para la ciencia mexicana.

“Hasta el momento no hemos podido comercializar ninguna de ellas. Uno de los puntos que veo débiles en México es la transferencia de tecnología, es decir, ¿cómo lograr que esos proyectos que surgen del laboratorio llegue a una situación comercial? En esa parte todavía estamos muy débiles”.

Si deseas más información sobre la nueva Ingeniería en Biotecnología del ITESO, ingresa a los sitios ingenieriaenbiotecnologia.iteso.mx o admisión.iteso.mx. Texto Enrique González Foto Archivo

 

 

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*