CAMPUS / EMPRENDIMIENTO / GÉNERO / MOVIMIENTOS SOCIALES

Mujeres reconstruyen el tejido social

El Día de la Comunidad Solidaria 2017 les dio el espacio para reunirse en el conversatorio “Mujeres tejiendo comunidad”, donde charlaron sobre su labor por los derechos de sus comunidades y las dificultades que han enfrentado
POR JUDITH MORÁN

En una ludoteca, Esther Torres acompaña a niños que han vivido un entorno de maltrato infantil; en tanto que Angélica García y Susana García son parte del grupo Sueño de Mujeres Mixtecas, que busca rescatar y difundir su cultura; y Nadia González, del Colectivo Huautli, promueve la agroecología urbana. Es así como ellas contribuyen a la reconstrucción del tejido social.

El Día de la Comunidad Solidaria 2017 les dio el espacio para reunirse el miércoles 8 de marzo en el conversatorio “Mujeres tejiendo comunidad”, donde charlaron sobre su labor por los derechos de sus comunidades y las dificultades que han enfrentado.

“Hay niños que se quedan solos y desprotegidos ya que sus mamás trabajan, la mayoría son mamás solteras y eso nos motivó a hacer algo”. Al lugar que se refiere Esther Torres es la colonia La Mezquitera del Cerro del Cuatro, donde hace 12 años abrió sus puertas La Ludoteca El Caracol con apoyo del Voluntariado Manos Solidarias del Centro Universitario Ignaciano ITESO.

En tanto, 11 mujeres originarias de San Andrés Montaña Silacayoápam, Oaxaca que llegaron a vivir en Tonalá, formaron el grupo Sueño de Mujeres Mixtecas.

Susana García señala que el difundir la cultura mixteca ha hecho que las personas aprecien la diversidad del país y ha mejorado la convivencia con los habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara. “Al principio era muy fuerte la discriminación y más con las mujeres que integraron el grupo, que fueron de la primera generación que emigró a la ciudad, que ni siquiera hablaban el idioma (español)”.

El proyecto de reconstrucción del tejido social del Colectivo Huautli es el trueque agroecológico donde intercambian semillas y hortalizas, y también organizan talleres cuyo costo es un kilo de avena o frijol. Nadia González relató que el grupo se ha ido vinculando a otros como el colectivo de mujeres Jardín Ombligo.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*