CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Mejores vidas, mejor planeta, destinos de la Biotecnología

Estructuras que cultiven biomateriales y regeneren tejidos sin necesidad de injertos. Esta es una de las múltiples aplicaciones que tiene la Ingeniería en Biotecnología, la nueva carrera que el ITESO abrirá en agosto.“La tecnología para hacer clones ya existe; la tecnología para desarrollar células madre ya existe; la tecnología para hacer transgénicos ya existe”, afirma Cristóbal Camarena, coordinador de la Ingeniería en Biotecnología, el nuevo programa de estudios que el ITESO arrancará en agosto de 2014.

Estructuras capaces de cultivar biomateriales que regeneren tejidos es una de las múltiples aplicaciones de la Ingeniería en Biotecnología, la nueva carrera del ITESO

Estructuras capaces de cultivar biomateriales que regeneren tejidos es una de las múltiples aplicaciones de la Ingeniería en Biotecnología, la nueva carrera del ITESO

“Lo que queremos es preparar profesionales que, cuando se involucren en proyectos de este tipo, puedan imprimir su sello desde un sentido ético, reflexivo, buscando el beneficio de la comunidad, el bien social y no el beneficio inmediato”.

Camarena, maestro en Biotecnología Productiva por el Centro de Investigación y Asistencia Tecnológica del Estado de Jalisco (CIATEJ), recalca que la biotecnología es un punto clave en el Plan Nacional de Desarrollo. La nueva carrera del ITESO arranca en agosto de este año y es una opción de estudio para aquellos que buscan soluciones a partir de la tecnología creada con microorganismos.

La Universidad Jesuita se suma a este conjunto de ciencias destinado a mejorar áreas como la calidad de vida, el combate de ciertas enfermedades y la mejora del medio ambiente, imprimiéndole a su plan de estudios dos enfoques primordiales: el sentido social y el énfasis en el bioproceso (la serie de pasos que incluyen el aislamiento de organismos vivos en el laboratorio, su estudio, modificación o experimentación, hasta la separación del producto final para su escalamiento y producción).

Trabajo hay

La nueva carrera, adscrita al Departamento de Procesos Tecnológicos e Industriales (PTI), ya ha realizado actividades para difundir este campo multidisciplinario mediante conferencias especializadas.

El doctor en Biología por la Universidad de Harvard, Ricardo Godínez, compartió en enero en el ITESO los avances tecnológicos en ciencias genómicas y biología sintética, enfocados en la creación de modelos de negocio; el doctor en Biotecnología por la UNAM, Antonio de León, compartió en marzo cómo la utilización de las células madre tiene el potencial de salvar vidas, ayudando a curar, por ejemplo, la leucemia.

Entre los aspirantes que se han acercado a conocer más sobre Biotecnología, una pregunta se repite: ¿Dónde puedo trabajar?

Camarena afirma que el mito de que hay que irse a otro país para encontrar trabajo o hacer proyectos de investigación ya no se aplica en México y menos en Guadalajara, donde hay varias empresas aplicando biotecnología a sus procesos.

Biotecc

Cristóbal Camerana, coordinador de la Ingeniería en Biotecnología del ITESO

“Varias farmacéuticas está trabajando en productos derivados de organismos vivos”, explica, “la más grande es Laboratorios Pisa; también está Boehringer Ingelheim y otras un poco más chicas que comienzan a detonar, como Laboratorio Sofía o Unima, que es una empresa de medicina veterinaria que está haciendo productos biotecnológicos”.

Gracias a que la carrera del ITESO está sustentada en el bioproceso, los estudiantes no tendrán problemas para incorporarse a empresas de este tipo. Y para aquellos emprendedores que quieran probar suerte con sus propios modelos de negocio, también hay buenas noticias.

Las startups en biotecnología en lugares como Silicon Valley ya empiezan a figurar en el campo de los negocios y a competir con las empresas de tecnología de la información, software o computación. Además, el nuevo Laboratorio de Biotecnología del ITESO, ubicado en el Parque Tecnológico, se encuentra físicamente a un lado de los laboratorios destinados a empresas que incuben proyectos de biotecnología.

Una carrera nueva con aliados

“Muchos alumnos me preguntan si no serán conejillos de Indias”, bromea Camarena al relatar sus experiencias con interesados en la carrera. Él les responde que el área de química tiene 55 años de experiencia en el ITESO y es un pilar de la biotecnología, además de que las carreras de Ingeniería en Alimentos y Ambiental, con las cuales comparten materias, están consolidadas.

Son 16 las materias que conforman el plan de estudios, creadas con asesoría de expertos en el tema, empleadores y empresarios de biotecnología. El espíritu interdisciplinario de la universidad permitirá a los alumnos explorar las diferentes áreas, de la mano de carreras afines, tales como farmacéutica, alimentos, ambiental y hasta medicina; aunque el ITESO no tiene esta carrera, la biotecnología abre el campo para que, en conjunto con los estudiantes de Ingeniería en Nanotecnología, generen proyectos de investigación médica y hasta Proyectos de Aplicación Profesional (PAP).

Entre los intercambios que ya existen con universidades de otros lugares del mundo, muchos destinos cuentan con estudios en biotecnología que les permitirán ampliar sus conocimientos. Esta disciplina es sólida en países como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia, España, Israel y Brasil.

En cuanto a los PAP, todavía es pronto, pero ya se están creando alianzas y vínculos con empresas que utilizan biotecnología en la región; pero también Camarena desea incorporar proyectos que tengan la parte social en alimentación en zonas marginadas o mejoramiento de vida. “Hay mucha oferta de dónde hacer PAP”, declara, “y buscaremos algo que tenga la orientación social del ITESO y la experiencia laboral que requieren los alumnos”.

Toda la información sobre la Ingeniería en Biotecnología del ITESO la puedes encontrar en la página www.ingenieriaenbiotecnologia.iteso.mx. Texto Adriana López-Acosta Fotos Roberto Ornelas

Ciencias duras + creatividad

El perfil de un estudiante de Biotecnología en el ITESO es el de alguien interesado en la química o la biología, pero que además no les tenga miedo a las matemáticas y tenga un tercer elemento: la creatividad. La biotecnología se está llevando al campo de los negocios, por lo que una mente abierta puede generar productos interesantes.
“Que la biotecnología les permita solucionar problemas desde un punto de vista completamente nuevo les atrae mucho [a los aspirantes]”, dice el coordinador, “y también eso buscamos: que a partir de los conocimientos que se puedan generar en la carrera, ellos propongan soluciones nuevas e innovadoras”.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*