SOCIEDAD

“Me llevo la satisfacción de haber tratado de servir a la universidad”: Juan Luis Orozco, SJ

Termina su periodo como Rector del ITESO (2008-2014), en el que impulsó mejoras en el nivel académico de la universidad, su vinculación con distintos sectores de la sociedad y se incrementaron los apoyos económicos a estudiantes.

La preocupación de Juan Luis Orozco, SJ como Rector del ITESO fue “tratar de servir lo mejor posible a la comunidad universitaria con mi modo de ser, que tiene claros y oscuros; yo conozco algunos de los claros y algunos de los oscuros, seguramente no todos, pero traté de poner eso al servicio de la comunidad”.

rec

El viernes 14 de noviembre terminó su periodo como Rector, el cual comenzó en 2008, tras ser Provincial de la Compañía de Jesús en México, cargo que le acercó a las obras jesuitas, entre ellas el ITESO, en donde identificó retos en áreas académicas y administrativas.

Conocía el aprecio que tenía la comunidad universitaria por su campus, sus valores y su ambiente. Orozco quería que se hablara más de su nivel académico, así que en estos seis años se amplió la oferta educativa con 13 nuevos programas de estudio (nueve carreras y 4 posgrados), se construyeron cuatro nuevos laboratorios y se ampliaron otros espacios del campus.

“La universidad sigue cuidando enormemente un campus bello y sustentable y creo que elementos como la segunda parte del domo [con el nuevo gimnasio] y la ampliación de cafeterías abonan al clima laboral”.

Durante su gestión como Rector se dio a la tarea de institucionalizar los criterios para la contratación de profesores. “[Hoy] sí es más fuerte el ITESO en su nivel académico. Tener criterios más claros, más exigentes y colectivos de contratación de personal, administrativo y académico, ha traído como resultado un mejor profesorado, más capaz”, señala.

En cuanto al proceso de institucionalización, Orozco identificó la importancia de llevarlo a cabo sin hacer a un lado las orientaciones de la universidad, puesto que considera que todo carisma requiere de una estructura para mantenerlo vivo, pero de una que no lo mate. “Que la institucionalización conserve el carisma y que el carisma le dé vida y sentido a la institución”.

Señala que se debe seguir impulsando conocer, experimentar y transmitir lo que es el carisma ignaciano del ITESO.

-¿Cuál es la situación actual del ITESO en esos retos?

El ITESO es más fuerte como institución. Tiene caminos, estructuras, normativas, reglas más claras que facilitan el trabajo y las relaciones laborales; cuando queda la ambigüedad se presta mucho a roces y choques.

-¿Qué otros cambios impulsó?, por ejemplo, en el tema académico

En cuestión académica, yo digo ‘impulsé’ aunque lo hicieron otros, pero impulsé estructuras y dar forma a la parte de los Proyectos de Aplicación Profesional (PAP) como una manera de aprender y de vincularnos con la sociedad civil, gobiernos a los diferentes niveles, empresas, ONG [Organizaciones No Gubernamentales], teniendo siempre a la vista los más necesitados, directa o indirectamente.

-Más allá de los PAP, en cuestión de vinculación con empresas, ¿de qué otra manera se trabajó?

Se trabajó desde el Centro Universidad Empresa (CUE) en el apoyo a la micro y mini empresa buscando, con la participación de alumnos, maestros y consultores del mismo centro, darles vida y sustentabilidad a ese tipo de empresas que finalmente son las que dan empleo al 85% de la gente en Jalisco y que son empresas con un alto grado de desaparición.

En otra línea, desde el Centro para la Gestión de la Innovación y la Tecnología (Cegint) se impulsó el apoyo y la incubación a nuevas empresas de alta tecnología.

-¿Cómo fue la relación con el gobierno?

En general trató de ser una relación respetuosa, clara y transparente de parte del ITESO. Muy firme cuando había que estar firme, abierta a escuchar y al diálogo. Una relación también exigente cuando había que exigir algunos aspectos al gobierno. Creo que en general fue o ha sido una buena relación.

En algunas cosas fue más fácil con gobiernos todavía panistas en otras más fácil con gobiernos priistas, igual con el gobierno de Movimiento Ciudadano en Tlajomulco. Es parte del ser humano tener claros y oscuros, entonces igual te encuentras esos claros y oscuros en quienes están a la cabeza de las universidades como mi caso, como seguramente encontraron claros y oscuros, como yo a veces los encontraba del otro lado.

Tratando de poner luz donde hay oscuridad, sobre todo pensando mucho en el bien común; yo buscaba pensar más en el bien común que sacar provecho para la universidad y en eso hay muchos ejemplos. De los cambios que se han hecho en movilidad si nos hubiéramos empeñado habríamos sacado cosas mejores para el campus pero no era el centro, el centro era la ciudad, era la región.

-En el tema de movilidad, ¿cuál era la principal preocupación?

Era y sigue siendo, porque no está resuelta del todo, la seguridad del más indefenso del más numeroso y al mismo tiempo, como siempre, el más pobre como es el peatón, la seguridad del que usa el transporte urbano o el transporte de bicicleta, ahí nos quedan asignaturas pendientes.

El ITESO un trasatlántico

Juan Luis Orozco señala que no todo fue fácil como Rector de la universidad, en especial cuando intentó darle prisa a algunos cambios. “También soy consciente que es más fácil mover una lancha torpedera que un trasatlántico y el ITESO ya tiene tamaño de trasatlántico entonces darle vuelta cuesta”.

En la toma de decisiones procuró el diálogo y escuchó las opiniones de distintos sectores de la universidad, aunque hubo momentos en que las resoluciones recaían sólo en él. “Me queda muy claro que estos servicios de autoridad tienen momentos de mucha soledad que tiene uno que aprender a vivir y llevar, tomar decisiones, prever que van a molestar, (con) la angustia de si es la decisión correcta o no”.

Al hablar de los problemas sociales, políticos y económicos del país que enfrentó en su periodo como Rector, Juan Luis Orozco enumeró como los principales el crecimiento de la violencia que dificultó la internacionalización de la universidad. “Muchos países no quieren entrar al intercambio por el temor, a veces desmedido, al clima de violencia de México y de Guadalajara;  yo digo que es desmedido porque hay índices de mayor violencia en Nueva York, Los Ángeles o Chicago que aquí en Guadalajara”.

En cuanto a la economía del país, el Rector señala que en intención las reformas eran necesarias, pero faltan mecanismos de operación congruentes y detalla que, por ejemplo, es indispensable mejorar la calidad educativa del país pero que esto no será posible si está en manos de organizaciones como la CNTE y el SNTE. “Mientras esté secuestrada la educación no va a mejorar, es carísima y de mala calidad” y critica la falta de apertura para que los maestros que entren a las escuelas lo hagan porque son los mejores y no sólo porque egresaron de una normal gubernamental.

Apoyos económicos a estudiantes 100 millones de pesos en aumento

En 2008 los apoyos económicos a estudiantes ascendían a 175 millones de pesos, monto que creció de manera progresiva hasta que en 2014 sumó 275 millones de pesos debido una mayor eficacia en la administración de recursos y también a la responsabilidad en pagos que han tenido estudiantes y padres de familia.

“La universidad tiene que buscar fuentes alternativas de ingresos independientes de la colegiatura de los alumnos, para sostener su desarrollo y para crecer el número de alumnos becados. Creo que hay mucha gente que no tienen la capacidad económica, pero que merece estar en una universidad seria, de calidad y con los valores que transmite como es el ITESO”.

-¿Qué retos tiene la comunidad universitaria del ITESO?, incluyendo alumnos, académicos y egresados.

Los alumnos seguir creciendo, primero en su compromiso de formación académica, tomar en serio desde el primer día de clase porque luego les entra ya la preocupación por ahí del quinto o sexto semestre, cuando dicen no he aprendido mucho. Eso supone dedicarle tiempo a laboratorios, a libros, a la biblioteca, a trabajos en equipo serios.

Queda el reto también de una formación humana completa, integral que no sólo abarque la cabecita y los libros, sino una formación que le dé sentido, color y calor a su vida, que los enseñe a ver la realidad de su país y no sólo la propia. Una formación que los enseñe a colaborar por los otros, especialmente por los más necesitados, que se comprometan como egresados por el futuro de su país.

Pero eso lo tienen que ir tomando aquí en la universidad, ellos son los que se van a formar, la universidad les ofrece los medios, los acompaña, pero hasta ahí.

-¿Cuáles son los retos que tiene el siguiente Rector?

Queda impulsar y trabajar mucho esto que va siendo incipiente, organizar y estructurar toda la cuestión de vinculación. Queda un reto fuerte en trabajar la internacionalización. También el reto de ampliar las fuentes de ingreso de la universidad.

Queda el reto, que es también para los académicos, de mejorar la calidad de la investigación, yo creo que una universidad requiere de investigación, pero no de cualquiera. La investigación tiene que ir más de acuerdo a las necesidades estructurales de la región o un poco del país, hecha en una forma más transdisciplinar, como va la línea de los programas formales de investigación que tienen que ser también con resultados más tangibles y en tiempo.

-¿Qué se lleva de la universidad?

Me llevo muchos amigos y amigas, el cariño de mucha gente. Me llevo muchos aprendizajes y la satisfacción de haber tratado de servir a la universidad. Texto Judith Morán Foto Luis Ponciano

 

EL ITESO EN NÚMEROS

– 33 carreras, en los campos de las ingenierías, las humanidades, la salud y los negocios.

– 100% de las licenciaturas acreditadas.

– 21 maestrías, 4 doctorados y 4 especialidades.

– Ocho programas de posgrado reconocidos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

– Más de 100 programas de Educación Continua (diplomados, cursos y talleres) en las áreas de: Arte, cultura y oficios; Salud integral y Psicología; Gestión pública y social, Gestión tecnológica e informática y Gestión empresarial.

– 94 investigadores, 27 pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), con lo cual ITESO se mantiene como la universidad privada de Jalisco con mayor cantidad de investigadores dentro del SNI.

– 116 proyectos de investigación adscritos a 9 programas formales de investigación.

– 200 proyectos sociales, entre PAP y programas con organismos civiles, gobiernos y empresas.

– 508 convenios vigentes con instituciones y organizaciones civiles, dependencias de gobierno e instituciones y empresas.

-El ITESO cuenta con más de 100 laboratorios y talleres en distintas áreas: siete de Electrónica, Sistemas e Informática, uno de los cuales es el Observatorio astronómico; 26 de Procesos Tecnológicos e Industriales; siete de Matemáticas y Física; dos de Salud, Psicología y Comunidad; 30 de Innovación, Diseño y Arquitectura; 13 de Tecnologías de la Información y cuatro de Ciencias de la Comunicación, a los que hay que añadir la planta de tratamiento de aguas residuales y el Laboratorio de Restauración Ecológica Bosque La Primavera, entre otros.

– Cuatro nuevos laboratorios: Hidráulica del Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano, Nanotecnología; Nutrición y Ciencia de los Alimentos, y el laboratorio de Biotecnología.

– Se inauguró el Parque Tecnológico que en la actualidad tiene tres edificios, aloja a 26 empresas

– El Centro para la Gestión de la Innovación y la Tecnología fue seleccionado en 2012 como caso de éxito por la Secretaría de Economía.

– 43% de los alumnos del ITESO tienen hoy algún tipo de apoyo económico (beca o financiamiento)

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*