CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Esta científica se dedica a que el cuerpo humano siga haciendo maravillas

, experta en biomecánica, explicó en el Café Scientifique ITESO los numerosos lazos entre tecnología, prótesis, deportistas, bailarinas y hasta cirqueros.

Piense en un par de bailarines ejecutando un preciso y precioso pas de deux; piense en cada músculo y articulación –desde los pies hasta el torso, pasando por la cadera–, que debe mover Lionel Messi para ejecutar un tiro libre; piense en ese paciente que sufrió una lesión en la pierna y necesita una prótesis que se adapte lo mejor posible a su cuerpo para que este no lo rechace…

5 Foto 1

A todos ellos les dedica su atención Ivett Quiñones, la más reciente invitada al Café Scientifique ITESO, cuyo tema la noche del martes 7 de abril fue “Deporte, una cancha donde la ciencia también juega”.

Egresada de Ingeniería Biomédica por Ibero Ciudad de México (donde actualmente imparte clases), maestra en Ciencias en Ingeniería Biomédica por la Universidad de Surrey, en el Reino Unido y actual jefa de servicio e investigadora del Laboratorio de análisis del movimiento del Instituto Nacional de Rehabilitación, Quiñones mostró el amplio abanico de ciencias y disciplinas –ingeniería de rehabilitación, cinética, estática, cinemática, análisis del movimiento– con las que convive a diario para conocer a detalle cómo se mueve el cuerpo humano.

“Los procesos y modelos biomecánicos los puedes aplicar a varias cosas dentro del ámbito deportivo, la danza o el circo”, es decir, funcionan tanto para elegir el mejor bastón, muleta o prótesis para un paciente, como para seleccionar la mejor raqueta para Novak Djokovic, el tipo de palo de golf que más le conviene a Tiger Woods o las zapatillas que mejor se adapten al contexto mental y físico (peso, altura, genética, hábitos alimenticios, psicología) de un corredor de maratón o de los 100 metros planos, de manera que mejoren su rendimiento y eviten lesiones, por lo que la medicina deportiva le debe mucho a científicos como ella.

La actual estudiante del Doctorado en Alto Rendimiento Deportivo por la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla, reiteró que estas ciencias destinadas a entender cómo nos movemos los humanos se especializan constantemente, apoyándose en tecnologías como las cámaras de última generación capaces de registrar miles de imágenes por segundo, permitiéndole a ella y otros especialistas detectar el más mínimo detalle de un cuerpo en movimiento.

Cuerpos vistos desde todos los ángulos

Una de las especializaciones más recientes que Quiñones analizó fue el análisis del movimiento humano, el cual utiliza la cinesiología – y apuesta por análisis mucho más complejos e integrales y no solo en datos estadísticos, ya que se fija por igual en la ropa, la cultura, la psicología del sujeto a estudiar, los implementos y todas las herramientas que emplea para moverse.

Ivett Quiñones

Ivett Quiñones

“Por ejemplo, si vemos a una persona mayor que no es atendida por su familia, ¿qué va a hacer? Pues va a querer llamar la atención de su hijo, así que cuando la medimos va a fingir que le duele la pierna para que su hijo se dé cuenta. Desde el punto de vista de la ingeniería no puedo decir que la señora camina mal, así que tengo que hacer un análisis psicológico y una serie de pruebas para determinar qué cosas corresponden a su mente y qué cosas corresponden a su sistema músculo esquelético, que es el que la hace caminar”, apuntó Quiñones.

Y es que más allá del factor psicológico presente en una lesión o el papel que juega el estrés en el rendimiento de un atleta profesional, los expertos saben perfectamente que más allá de las herramientas tecnológicas con las que cuentan hoy en día, deben tomar en cuenta las características específicas de una bailarina cubana de ballet clásico de 1.65 metros con menos de 50 kilos o en las de un quarterback de la NFL que mide 1.90 y pesa 110 kilos.

Dedicada al desarrollo y construcción de simuladores biomecánicos o la construcción de prótesis, esta integrante del Sistema Nacional de Investigadores, afirmó que el camino de las patentes en México es complejo y no suele interesarle ni a los centros de investigación, ni a las universidades ni a los propios académicos.
En esta ocasión, la actividad fue organizada conjuntamente por el Centro de Promoción Cultural y el Centro de Educación Física y Salud Integral del ITESO; puedes consultar el audio de este y otras sesiones del Café Scientifique aquí http://bit.ly/1a67Bpm. Texto Enrique González Foto Roberto Ornelas

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*