NEGOCIOS

De preparatorianos a empresarios

Las Estancias de Negocios ITESO vivieron el martes 9 de julio su segunda jornada, en la que unos 30 estudiantes se convirtieron por unos momentos en empresarios, gracias al Simulador de Negocios que coordinó el Centro Universidad Empresa (CUE), con el objetivo de que experimentarán la creación y gestión de un proyecto.

Alrededor de 30 preparatorianos se convirtieron este martes 9 de julio en empresarios y experimentaron cada etapa de la gestión de un proyecto empresarial a través de un Simulador de Negocios, actividad que formó parte de la segunda jornada de las Estancias de Negocios ITESO, que se realizan en el campus del 8 al 12 de julio.

Estas estancias son una iniciativa de la Escuela de Negocios de la universidad, las cuales tienen el objetivo de que los jóvenes de preparatoria conozcan la oferta académica que la integra –licenciaturas en Mercadotecnia, Comercio y Negocios Globales, Contaduría Pública y Gobierno Corporativo, Relaciones Industriales y Estrategia de Recursos Humanos, Administración Financiera, y Administración de Empresas y Emprendimiento–, además de que vivan qué son los negocios y qué implica hacer uno.

Y precisamente eso fue lo que hicieron con la actividad del Simulador de Negocios, que coordinó Laura Navarrete, jefa del Centro Universidad de Empresa (CUE). Se trata de un modelo ya probado por esta instancia universitaria desde hace varios años, con el que se ayuda a quienes participan a dotarse de la experiencia y del aprendizaje necesario para arrancar con un negocios o manejar alguno, pues debe atender todos los aspectos: finanzas, marketing, ventas, producción, Recursos Humanos, impuestos, competencia, etc.

En el simulador, los jóvenes formaron cinco empresas que se dedicaban a vender sombreros en un pequeño pueblo cuya principal actividad era el turismo. Se les dieron las variables como el capital con que arrancaron, el costo del producto, cuánto tenían que pagar en sueldos, salarios y alquiler, así como las actividades que tenían que realizar por cada día de la semana. En el transcurso del juego, se fueron sumando y cambiando variables, se enfrentaron con dificultades típicas de una pequeña y mediana empresa, tuvieron que aprender a planear y a negociar, entre otras cosas. Al final, hubo un trabajo amplio de retroalimentación.

“Aquí no importa quién ganó o quién perdió. Lo que importa es lo que se aprende de lo que tienes que cuidar cuando son responsables [de un negocio] pues están tomando decisiones que impactan en muchas otras personas, en su fuente de trabajo”, explicó Navarrete, quien agregó que uno de los aspectos que se buscan explotar es que se atrevan a innovar.

Acerca de los aprendizajes: “El tema también es que ellos van a salir a trabajar en su propio negocio o en una empresa establecida con personas de otras disciplinas y tienen que aprender a trabajar multidisciplinariamente”, consideró.

Eduardo Díaz es un estudiante del Colegio Altamira y participante de las Estancias. Aún está indeciso entre Comercio Internacional y Negocios Globales, e Ingeniería Industrial. Acerca de su experiencia en el simulador, comentó: “Fue muy satisfactorio, me sentí muy cómodo. Me di cuenta de que en las negociaciones es muy variado lo que puede pasar y lo que no. Son decisiones y tienes que conocer el mercado y darte cuenta de con quién te estás enfrentando”.

El principal obstáculo que tuvo que enfrentar, dijo, fue que se apegó demasiado a las reglas: “No ver los huecos que había para poder hacer nuevas estrategias, innovar o relacionarme con otras empresas”. Sus fortalezas, agregó, es “tratar con las personas”

Para Sara Paola Pérez, del Instituto Miguel Ángel de Occidente, el simulador la acercó a áreas que no tenía consideradas como la Contaduría, pues sus opciones estaban entre estudiar Biología y Comercio Internacional.

“Increíble, la verdad es que no creí que estuviera tan padre la actividad. Como se fue dando el tiempo me pareció una muy buena experiencia. Yo aprendí muchas cosas que no sabía, como lo del marco legal, aprender a llevarme con todos, a negociar”.

Fuerte sinergia Escuela de Negocios-CUE

La Escuela de Negocios del ITESO y su Centro Universidad de Empresa (CUE) tienen desde hace tiempo una fuerte sinergia, en diversos proyectos como la estructura de emprendimiento con las materias que se ofrecen en esas área en la universidad, diversos Proyectos de Aplicación Profesional (PAP) y en las mismas Estancias.

“Para ambas instancias [CUE y Escuela de Negocios ITESO] es muy conveniente que nosotros encontremos todas aquellos temas en los que podemos colaborar para fortalecer tanto los servicios como la formación universitaria […] Básicamente de manera natural DEAM y CUE comparten este tema de los negocios y entonces suena muy lógico decir: ‘caminemos juntos’, porque compartimos todo el tema también de la formación emprendimiento curricular y no curricular”, explicó Navarrete.

Para más información del trabajo del CUE y de las carreras que integran la Escuela de Negocios. Texto Natalia Barragán Foto Roberto Ornelas

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*