B DE BIBLIOTECA / MOVIMIENTOS SOCIALES

Arte para el dolor

La exposición Carteles por Ayotzinapa cumple casi tres años viajando por México y viene al ITESO

POR MARÍA FERNANDA MARTÍNEZ

En México, existe un laberinto hacia la verdad, que en medio tiene el número 43. ¿Dónde está la respuesta del paradero de los 43 normalistas, que fueron desaparecidos a la fuerza la madrugada del 27 de septiembre de 2014?

Tras el rechazo de familiares y activistas al Informe de la Procuraduría General de la República, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) recabó testimonios y documentos. En su informe final, presentado en abril de 2016, el GIEI acusó al gobierno mexicano de obstrucciones y bloqueos durante su trabajo. El New York Times reportó este año que el grupo de expertos internacionales sufrió intentos de infección entre 2015 y 2016, por parte del programa Pegasus, cuya empresa en México tiene negocios con algunas instancias gubernamentales.

En lo que hay respuestas, el arte busca maneras de interpretar el dolor. Desde hace tres años, la exposición itinerante de Carteles por Ayotzinapa se une a explorar las incógnitas y viene a la biblioteca del ITESO para conmemorar un año más.

Mario Alberto Rosales, coordinador de Artes Visuales del Centro de Promoción Cultural del ITESO, es el encargado del recibimiento de los Carteles por Ayotzinapa que el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), seleccionó después de haber lanzado su convocatoria en diciembre de 2014.

Fueron casi 700 carteles enviados al IAGO de todas partes del mundo y 43 los seleccionados para expresar, a través de la ilustración, una de las tragedias más impactantes que se han vivido en México.

Luego de casi tres años de la desaparición de los normalistas, dice Mario Rosales, también profesor del ITESO, “el arte nos ayuda a entender lo que la gente está sintiendo alrededor de esta tragedia”.

Países como Polonia y Cuba, entre otros, se sumaron a esta convocatoria, debido a que lo sucedido aquella madrugada de septiembre fue un acontecimiento que impactó a todo el mundo, y que además refleja un sentir generalizado de desconfianza en las instituciones y solidaridad por los familiares que no obtienen respuesta del paradero de sus hijos.

“La propuesta visual refleja un sentimiento de inconformidad y asombro ante lo que está pasando”, afirma Mario Rosales, al hablar sobre una de las propuestas que tiene uno de los carteles, el cual refleja un papel picado mexicano que contiene la frase “Los queremos vivos”.

Esta imagen contrasta, por un lado, la exuberancia del folklor mexicano, y por otro, la lamentable marca de la muerte.

“Hay unos carteles que te hunden el corazón”, corrobora.

El tema de Ayotzinapa representa un detonador, “es la gota que derrama el vaso”. El Registro Nacional de Personas desaparecidas anunció en marzo de 2017 que la cifra de personas desaparecidas en el país llegó a 30 mil 942; sin embargo, organizaciones como el Movimiento por los Desaparecidos en México asegura que los casos son más ya que de 10 desapariciones sólo se denuncian 2.

“Los 43 representan a la juventud, a los estudiantes”, menciona Rosales. No solo se trata de encontrar la verdad sobre lo sucedido, afirma; también intenta encontrar el camino como sociedad y como país para evitar más desapariciones.

La exposición de estos carteles comenzó su gira en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, después viaja a la Ibero Puebla y a la Ibero Tijuana; estará exhibida en el ITESO hasta el mes de octubre.

Los Carteles por Ayotzinapa serán inaugurados formalmente el 25 de septiembre en el pasillo del segundo piso de la Biblioteca del ITESO, en donde también se contará con la presencia de cuatro padres de los desaparecidos.

 
Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*