LA ENTREVISTA

Los derechos humanos no son una utopía

Blanca Martín del Campo y Juan Pablo Romo, estudiantes de la Licenciatura de Derecho del ITESO participarán en el Concurso Interamericano de Derechos Humanos en Washington.

El gobierno de Santa Clara (nombre ficticio) enfrenta en la Corte Interamericana de Derechos Humanos acusaciones de violaciones a derechos de cierto pueblo indígena cometidas por cierta empresa minera; los representantes del Estado de Santa Clara que deberán desacreditar dichas violaciones serán Blanca Martín del Campo y Juan Pablo Romo, estudiantes de Derecho del ITESO.

Derecho

Esta defensa se llevará a cabo dentro del Concurso Interamericano de Derechos Humanos que organiza la American University de Washington, del 22 al 27 de mayo, en el que participan alumnos de distintas universidades de América Latina.

El concurso tiene como propósito capacitar a los futuros abogados en el uso del Sistema Interamericano de Derechos Humanos para reparar violaciones a derechos humanos.

Juan Pablo y Blanca decidieron unirse al equipo de debate al que convocó la profesora del ITESO Ana Sofía Torres; resultaron elegidos y ahora deberán poner en práctica sus conocimientos e interés por la defensa de los derechos humanos.

“Me gustaría que el ITESO fuera como un laboratorio social y que todos dentro de nuestras profesiones abrazáramos los derechos humanos. Por ejemplo, el arquitecto desde el derecho a la vivienda o la nutrióloga con el derecho a la salud, porque todas las carreras tienen implicaciones éticas”.

En el caso de Blanca, quien cursa el tercer semestre, la perspectiva no es tan diferente, puesto que la rama de los derechos humanos, considera, abre la oportunidad de lograr una mejor vida para los ciudadanos.

¿Cómo están las condiciones de los derechos humanos para los jóvenes en México?

Juan Pablo: Estamos viviendo una etapa en la que nuestro estado tiene muchas fallas en la materia, pero cada día se vez más cómo la ciudadanía se está moviendo para ampliar los derechos humanos. Podría poner como ejemplo las movilizaciones que están haciendo en Tajamar por la destrucción del manglar o porque a las parejas del mismo sexo se les reconozca el derecho a formar una familia. La ciudadanía está empujando por una cultura de los derechos humanos; estamos yendo hacia la primavera mexicana.

¿Se llegará a consolidar esa primavera mexicana?

Blanca: Falta mucho, creo que apenas nos estamos dando cuenta que están fallando las cosas. Apenas estamos como gateando y ahora que ya nos dimos cuenta del problema estamos buscando esas alternativas para arreglar lo que está mal.

“A la carrera la veo como una oportunidad para poder modificar conductas sociales; a través del Derecho podemos ir marcando pautas de cómo debemos hacer las cosas, mejorar como sociedad y crecer todos juntos”

Blanca Martín del Campo

¿Hay que voltear a ver a algún país en particular?

JP: No creo que a algún país en particular porque cada país responde a una historia diferente, pero en Hong Kong, Guatemala y en los países árabes estamos teniendo ejemplos de cómo la ciudadanía organizada puede tener un cierto impacto en las decisiones del Estado, y en México creo que vamos para eso, estamos empezando.

¿Qué nos hace falta aprender?

B: Más bien, ¿qué no nos hace falta aprender?

JP: Derechos Humanos, nos falta aprender de derechos humanos, porque en teoría deberían ser el centro de cualquier Estado, la razón de ser y de constituir un Estado. Sin embargo, en los medios de comunicación escuchamos cómo los derechos humanos defienden a los delincuentes o son una utopía, cuestiones de ese tipo que no corresponde a lo que en realidad buscan los derechos humanos, que es proteger la dignidad de una persona. Los derechos humanos no son obstáculos, son metas.

Texto Judith Morán Foto Roberto Ornelas

 

 

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*